PUERTO MADRYN - El próximo lunes 8 de noviembre tendrá lugar la nueva audiencia en la que se revisará la medida de prisión preventiva dispuesta sobre Dante Donnini, el taxista de 50 años acusado por el homicidio de Diana Verónica Rojas, ocurrido el 17 de mayo pasado, cuando su cuerpo fue hallado por testigos que circulaban en bicicleta a la vera de la Ruta Provincial 1.

Desde el entorno familiar del imputado, que está siendo patrocinado por Carlos Del Mármol y Gustavo Castro, aseguran que “se ha investigado para un solo lado” y que muchas de las primeras “pruebas”, que luego dieron negativo, como las “presuntas manchas hemáticas en el vehículo” del taxista y las “presuntas manchas hemáticas en un jogging y un par de zapatillas”, fueron mediáticamente “descartadas” por haber dado negativo, a la vez que adelantaron que recibieron el asesoramiento de una perito forense de Buenos Aires, involucrada en la investigación de varios casos resonantes a nivel nacional, y que ya habría un identikit que apunta a una persona, conocida de la víctima, presuntamente involucrada en lo ocurrido aquél fatídico martes.

El “PELADO NARIGÓN"

Entre algunas de las cuestiones referidas a la investigación que realiza la defensa del taxista, se encuentra la contratación, según indicó el entorno de Donnini, de la perito Olga Fernández Chávez, conocida por su labor y asesoramiento en casos como, por ejemplo, el del fiscal Alberto Nisman.

La licenciada en Criminalistica y perito en balística, entre algunos aspectos de su formación profesional, realizó un identikit en base a la persona que el chofer dijo que “bajó de un Ford Ka color gris” e intentó comenzar un diálogo con Diana Rojas, aquél hombre “pelado y narigón” al que Donnini hizo referencia durante su última declaración ante el juez Marcelo Orlando.

Según trascendió, dicha persona ya estaría “identificada con nombre y apellido” a raíz de información a la que pudo acceder la Defensa del taxista; se trata de un individuo cuya declaración ya habría sido tomada por la Fiscalía de Puerto Madryn, cuando los fiscales Daniel Báez y Jorge Bugueño comenzaron a entrevistar al entorno íntimo y de los alrededores de la joven estudiante.

¿QUIÉN VIVE EN CHUBUT AL 1200?

Durante el recorrido en el que Dante Donnini encabezó la reconstrucción de la jornada que dijo haber vivido aquél fatídico 17 de mayo, la segunda parada, luego de que la pasajera y luego víctima se subiera al “móvil 127” que manejaba el taxista, fue un domicilio ubicado en la calle Chubut al 1200, a la vuelta del Club Social y Atlético Guillermo Brown. Allí, aparentemente, la estudiante oriunda de Entre Ríos habría estado esperando a una persona que nunca apareció, pero lo cierto es que nadie “preguntó” o “investigó” quién es la persona que vive o vivía en las inmediaciones de dicha dirección.

ADN

Según trascendió por parte de la Fiscalía, en comunicaciones oficiales como por ejemplo la titulada “Confirman ADN del taxista Donnini bajo las uñas de Diana Rojas”, el perfil genético del imputado “fue hallado debajo de las uñas de Diana Rojas” y “también hay ADN del taxista en la ropa, pelo y cartera de la víctima”, aunque no menciona la presencia de tres tipos de ADN en el cuerpo, algo que aseguran desde el entorno del taxista, a partir de pruebas y resultados de pericias a los que habrían accedido los patrocinantes del chofer, Gustavo Castro y Carlos Del Mármol.

De acuerdo a lo manifestado por el entorno familiar del taxista, las marcas que Donnini presentaba en su antebrazo derecho se debían al momento en que intercedió en el forcejeo que Diana mantenía con la persona que se había acercado al vehículo.

Por otra parte, desde el entorno del imputado criticaron que “ese día (por el 17 de mayo), Dante vestía una camisa blanca, un pantalón de vestir y zapatos, y el día del allanamiento (por el 19 de mayo), secuestraron unas zapatillas Topper Blancas, con manchas de cera roja, algo que después se comprobó en las pericias, un jogging con gotas de sangre que eran del perro y también pasaron hisopos por la escalera, donde también había sangre del perro”, agregando que “también, se dijo que había manchas de sangre en el auto, pero el mismo estuvo secuestrado no más de diez días y después de eso estuvo, de vuelta, trabajando en la calle”.

Además, según indicaron, las heridas que presentaba el cuerpo de la joven “no superaban los 5 centímetros, a excepción de la herida recibida en el cuello, por la cual habría perdido la vida, pero es evidente que con las anteriores no buscaban matarla, sino tal vez ‘asustarla’ o ‘apretarla”.

LA "ESCENA" DEL CRIMEN

En otro aspecto que refiere al caso, desde el entorno de Donnini denunciaron que “los resultados de las pericias sobre el lugar donde encontraron el cuerpo, dieron que había pisadas de calzado talle 45 y el acusado de homicidio calza 43; también, se constató que las huellas pertenecían a neumáticos grandes”, lo cual se asemejaría con los vehículos que el imputado dijo haber visto ese día, un utilitario y una “camioneta furgón”, además del Ford Ka gris en cuestión.

En cuanto a la escena en sí misma, a simple vista no se observó una cantidad importante de manchas hemáticas, teniendo en cuenta el tipo de heridas del cuerpo de la joven y, principalmente, la puñalada que habría ultimado a Diana Rojas, a la altura del cuello.

Por el contrario, se observan dos manchas certeras sobre la tierra, en el lugar donde el cuerpo fue hallado por los dos “ocasionales ciclistas”, además de dos policías que realizan la pericia y recolección de pruebas, uno de ellos sin los guantes sintéticos requeridos para tal procedimiento.

¿DÓNDE ESTÁN LOS CICLISTAS?

En el marco de la mediática cobertura y la sobreexposición de pruebas, conjeturas, declaraciones e hipótesis que rodearon la causa hasta el día de hoy, nunca trascendió la identidad de los ciclistas que pasaban por las inmediaciones del terreno ubicado cerca de la Ruta Provincial 1, quienes hallaron el cadáver de la estudiante y dieron aviso a la Policía. Por el contrario, desde el entorno familiar de Donnini aseguran que “no se los llamó a declarar” y que “ni siquiera se les pidió que permanecieran en la escena del crimen hasta ser interrogados al respecto”.

La semana que viene habrá una nueva audiencia en la que se revistará la prisión preventiva de Dante Donnini, precisamente el 8 de noviembre en los Tribunales de Puerto Madryn. Antes o después, la Defensa del imputado podría presentar nuevas pruebas, las cuales, según trascendió, podrían provocar un viraje en la investigación, a pesar de que la Fiscalía continúe manteniendo firme la hipótesis de que el taxista sería, aparentemente, el autor material del crimen de la estudiante de 25 años.

Fuente: El Diario de Madryn