CAPITAL FEDERAL - La Corte Suprema desestimará en las próximas horas los recursos presentados en el caso Ciccone y dejará firme la condena de cinco años y 10 meses de prisión para el ex vicepresidente Amado Boudou dictada por el Tribunal Oral Federal 4 en 2018. Con esta decisión, el expresidente Amado Boudou regresaría a prisión. En abril de este año, obtuvo la prisión domiciliaria en medio de la emergencia sanitaria por el coronavirus.

En agosto de 2018, Boudou había sido condenado por el Tribunal Oral Federal 4 a cinco años y 10 meses de prisión por los delitos de cohecho pasivo y negociaciones incompatibles con la función pública. Además, quedó inhabilitado de por vida para ejercer cargos públicos y los jueces ordenaron su inmediata detención por la compra de la empresa Ciccone por parte de The Old Fund, una firma pantalla que tenía como cara visible a Vandenbroele.

Su amigo y socio, José María Núñez Carmona, fue condenado a cinco años y medio de cárcel, y el empresario Nicolás Ciccone, a cuatro años y medio por el delito de cohecho activo. El tribunal también condenó al arrepentido Alejandro Vandenbroele a dos años de cárcel, a Rafael Resnick Brenner (ex funcionario de la AFIP) a tres años, y el ex jefe de Gabinete del Ministerio de Economía Guido Forcieri a dos años y seis meses. Estos dos últimos fueron condenados como partícipes necesarios del delito de negociaciones incompatibles con la función pública.

Boudou optó por hacer una defensa política al final del juicio, y aseguró que se estaba “tomando revancha” en su contra por cambiar la política de las AFJP durante su gestión. “Jamás negocié por mí o terceras personas el 70 por ciento del paquete accionario de Ciccone”, dijo horas antes de la condena.

A mediados del año pasado, la Sala IV de la Cámara de Casación confirmó las condenas en un fallo unánime. Además de la maniobra para “rescatar” a Ciccone Calcográfica, los jueces dieron por probado que el grupo liderado por Boudou manipuló en provecho personal al menos tres organismos del Estado: la Casa de Moneda, la AFIP, y la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia para beneficiar a la imprenta, detalló Infobae. 

Las defensas de casi todos los imputados en la causa fueron a la Corte Suprema por la vía del recurso de queja, excepto Vandenbroele, por lo que quedó confirmada su condena a dos años de prisión en suspenso.

Con el cambio de gobierno, el arrepentido fue acusado de recibir dinero durante la gestión de Cambiemos para modificar su declaración judicial. Para Vandenbroele, esa denuncia, activada a partir de una nota en el sitio El Destape, era parte de una maniobra para intentar beneficiar a Boudou y al resto de los condenados. El objetivo era cuestionar la legitimidad de su testimonio y sumar presión ante la Corte Suprema. “Mi interpretación del tema es que hay intereses concretos en mejorar la situación procesal de ciertas personas y socavando mi testimonio se pueden ver beneficiadas”, le dijo a Infobae en febrero pasado.

La filtración del legajo secreto de Vandenbroele desencadenó varios movimientos de las defensas de los condenados. Además de la denuncia penal, hubo presentaciones ante la Corte y el TOF 4.

Antes del comienzo de la pandemia, el ex titular de The Old Fund renunció al Programa de Testigos Protegidos, que ya había pasado a la órbita del Ministerio de Justicia, y se recluyó en la posada de Mendoza, donde pasó toda la cuarentena. 

En octubre del año pasado, un tribunal oral federal redujo la condena de Boudou tras aceptar computar como parte de la detención los dos meses y medio que estuvo detenido por la causa de asociación ilícita y lavado de dinero. La defensa del ex vicepresidente señaló que esa detención –ordenada por el juez Ariel Lijo– fue en una causa conexa a Ciccone y que por lo tanto debía computarse como tiempo cumplido en prisión para la condena principal.

En abril de este año, el Tribunal Oral Federal 4 le otorgó a Boudou la prisión domiciliaria en medio de la emergencia sanitaria por el coronavirus. “El actual contexto mundial de emergencia sanitaria a causa del Covid 19, ciertamente trastoca prácticamente todas las pautas de las relaciones interpersonales, afectando entonces la implementación de los objetivos conductuales asumidos por el plexo normativo de la ejecución de las penas (ley 24.660), que en definitiva logren con éxito la inserción social de quien resulte condenado, una vez recuperada su plena libertad”, escribió el juez Daniel Obligado, actuando como juez de ejecución, tras analizar la situación penal del ex vicepresidente.

Cuatro meses después, el socio y amigo de Boudou, José María Nuñez Carmona, también obtuvo la prisión domiciliaria para continuar su detención en una casa de ciudad de Mar del Plata.

Fuente: Infobae