Un terrible caso policial conmociona por estas horas a Santa Rosa, La Pampa, donde una mujer cansada del maltrato de su novio policía lo envenenó.

Según informa el sitio el Diario de La Pampa, Yanina Coronel y Gabriel Páez Albornoz mantenían una relación violenta. Él es policía, la celaba y la golpeaba, pero ella no aguantó más los maltratos y decidió matarlo, pero no lo logró.

La joven fue detenida el viernes por la tarde, acusada de haber envenenado a Páez Albornoz, miembro del área de Seguridad Rural de la Unidad Regional.

Según los investigadores, no habría dudas de que fue un hecho "intencional" por las grandes cantidades de Metomil que se encontraron en la batidora con la que le preparó la bebida que le dio. Además, el sobre que contenía el producto -utilizado como insecticida- fue encontrado en un patio de una vivienda lindera a la que ocupaba la pareja.

El jefe de Policía, Héctor Lara, contó que Páez, que pesas, "estaba siguiendo una especie de dieta, con un batido de banana y algo más". Esa bebida la habría llevado al trabajo en una botella de vidrio que consumió durante un encuentro con otros colegas del área de Seguridad Rural. Sin embargo, dijo que estaba fea y la volcó al piso.

El mismo sitio asegura que un perro bebió de ahí y minutos después murió. Un rato más tarde, fue el policía el que se descompensó y fue trasladado de urgencia al hospital de Toay para luego ser derivado al Molas.

Se presume que la joven nunca había hecho denuncias. Sin embargo, según testimonios, quiso denunciarlo, "pero se encontró con las numerosas dificultades que implican intentar llevar adelante una acción de este tipo contra un efectivo policial".

Este sábado después del mediodía se realizó la audiencia de formalización contra Yanina Coronel. La jueza resolvió que quede en prisión preventiva, bajo arresto domiciliario, en principio por 30 días. El policía en tanto sigue en coma en el hospital Lucio Molas.