CALETA OLIVIA (ADNSUR) - Día a día, el personal del Servicio Penitenciario Provincial, requisa las encomiendas que los familiares quieren hacerle llegar a sus seres queridos que se encuentran privados de su libertad. En paralelo, algunas personas que creen poder burlar a la Policía, introducen sustancias prohibidas esperando que no sean detectadas.

Este es el caso de una mujer que debió ser detenida cuando fue a visitar a su hijo que está detenido. Según se supo, el joven que está tras las rejas es de apellido Pichiñanco, aunque no trascendió el delito por el que está preso.

Tal como destacó La Opinión Austral, la mujer llevó la carne para que su hijo la cocinara. En la inspección del alimento, los efectivos dieron cuenta de un hueco y procedieron a revisar.

Se trataba de un envoltorio que tenía marihuana que, a su vez, contenía uno más pequeño que tenía cocaína, indicaron desde el Servicio Penitenciario.

La mujer fue demorada y puesta a disposición de la Justicia Federal. En tanto, la droga fue incautada por el personal de Narcocriminalidad Zona Norte