CALETA OLIVIA (ADNSUR) - Ramiro Curaqueo tenía 19 años y, según informó la policía, fue descubierto ahorcado cuando realizaban un control de los detenidos. Su mamá pidió que se investigue el hecho ya que asegura que debía estar solo seis horas detenido y que lo mataron. El Juzgado de Instrucción N°1 comunicó la separación de la policía para continuar con las investigaciones del caso.

En la noche de este jueves, desde las 22 horas y durante más de cuatro horas, continuaron los disturbios entre grupos de Infantería y vecinos indignados por la muerte del joven de 19 años que falleció ahorcado dentro de una celda en la comisaría quinta de Caleta Olivia. 

Caleta Olivia: graves disturbios en la comisaría donde murió el joven de 19 años

Los primeros datos que se dieron a conocer fueron que Rodrigo se habría suicidado, pero la madre se expresó desesperadamente en los medios en la tarde de ayer denunciando públicamente que lo habían asesinado y luego, que no dejaban ver el cuerpo de su hijo.

Momentos de mucha tensión se vivieron durante toda la jornada de ayer, pero en la noche. Los vecinos indignados atacaron la comisaría a piedrazos y hasta se vieron peligrosos ataques con bombas molotov, la policía respondió con abundante gases lacrimógenos y balas de gomas para intentar dispersar, pero a medida que pasaban las horas los disturbios no cesaban.

Caleta Olivia: graves disturbios en la comisaría donde murió el joven de 19 años

En este escenario, se esperan los resultados de la autopsia que se realizará en la ciudad de Puerto Deseado, ya que el fiscal Martín Seidán confirmó a La Vanguardia Noticias que "en este momento la morgue del Hospital Zonal no está en condiciones que se pueda realizar".

La muerte de Ramiro Curanqueo ocurrió dentro de la comisaría Quinta de la localidad santacruceña; el joven estaba tras haber sido detenido este miércoles por la mañana luego de que su madre, Andrea Muñoz llamará a la policía porque le había pegado a ella y a su pareja. En diálogo con medios caletenses afirmó que el joven solo debía permanecer detenido seis horas, y que a la noche los efectivos llegaron hasta su casa para avisarle que estaba muerto.