Marcela López, de 61 años, es intensamente buscada desde el 22 de mayo de este año por las fuerzas de seguridad de Santa Cruz y federales, por orden de la jueza Valeria López Lestón a cargo del Juzgado Penal N° 2 que instruye la causa.

Tras meses de búsqueda, la hipótesis del Poder Judicial remarca que la mujer de Río Gallegos tomó la drástica decisión de tirarse a las frías aguas de la ría pero, sin embargo, la familia no cree que se haya suicidado.

Su desaparición se dio luego de cruzarse con una de sus hijas en un kiosco y no saludarse, porque no se habían visto. Abandonó su automóvil y se fue caminando -y corriendo- hacia la costanera local, según pudo reconstruirse a partir de varias grabaciones estudiadas detalla La Opinión Austral.

Búsqueda de Marcela López: “Es posible que el agua se la haya llevado al mar”, dijo la Policía

Desde entonces la Justicia la busca en la ría con un equipo íntegramente abocado de la Superintendencia de Bomberos para rastrillar las frías aguas, y personal policial de la Comisaría Sexta y otras divisiones policiales, que también han buscado a pie en otros sectores.

Sobre el trabajo retomado este día martes, el superintendente Martín Aguirre sostuvo que se trató de una zona “agreste, con canales y pozones, los cuales se verificaron todos, pudiendo realizar esto porque la marea estuvo baja. Zona Güer Aike, Escuela de Policía, alrededores del punto cero se buscó en todos lados. Hacia el norte, al sur, la zona del basural... con marea alta, con marea baja, con extraordinaria”, indicó, obteniendo todos resultados negativos.

El único sospechoso fue José Luis Balado, la última expareja de Marcela, a quien la Justicia le allanó todas sus propiedades, pero no ha encontrado elementos suficientes para acusarlo. Sí bien encontraron restos óseos en su domicilio, (un maxilar) fue analizado y no correspondió a la mujer. Igualmente, están a la espera de analizarse.