CAPITAL FEDERAL (ADNSUR) - La mamá de Salomé Anahí Valenzuela debió esperar seis años para recibir esta semana la peor noticia: su hija, a la que buscó durante seis años, está muerta. Los datos de la joven estuvieron todo este tiempo en el Registro Nacional de Menores Extraviados.

Su rostro, proyectado a 2018, fue pintado por muralistas bajo uno de los 20 arcos que forma uno de los puentes del ferrocarril San Martín en el ex Paseo de la Infanta -conocido también como Arcos del Rosedal-, cedido a la organización Missing Children. ¿Por qué ese lugar para levantar el emblemático mural? Testigos le dijeron a Alejandra que vieron a Salomé con unos limpiavidrios en Palermo, antes de que esa actividad fuera prohibida en la ciudad de Buenos Aires.

 "El 16 de febrero de 2013 me dijo ‘ahora vuelvo’. El lunes siguiente era el cumpleaños y pensé: va a venir. A la noche me di cuenta de que había algo más”. Así manifestaba en 2014 Alejandra Valenzuela, en diálogo con diario El Día. Su instinto materno no le permitió esperar ni un día para hacer la denuncia. Ahora, seis años después, se enteró de la peor noticia. 

"Los primeros días me enteré de que habían encontrado una chica muerta cerca de casa. Fui a la comisaría y me dijeron que no era Salomé. Ahí me tranquilicé. Después me comentaron que estaba en una villa, en Paternal. Ahí la vieron con unos limpiavidrios en Palermo. Fui durante una semana, todas las noches. Con un amigo hacíamos guardias en los boliches de cumbia en José C. Paz. Íbamos entusiasmados. Él me decía: ‘hoy la encontramos’, pero nos volvíamos callados”, le contaba la madre al diario platense cuando  todavía no perdía las esperanzas.

“A veces pienso que está en una provincia, o en la calle, con las drogas, y por eso es difícil reconocerla. También se me cruza que alguna persona mayor la haga trabajar en un prostíbulo. Cuando no hay ninguna pista, pienso que le pasó algo peor. Prefiero evitar esa idea porque de ser así, no sigo”, explicaba. 

Según repasó Telefé Noticias, en 2018 el Ministerio de Seguridad ofreció $500 mil de recompensa para quien ofreciera información sobre su paradero, pero ni así hubo información.

El domingo pasado, Alejandra pasó un Día de la Madre más sin sospechar que 48 horas después el caso quedaría "resuelto" para la Justicia, aunque nadie podrá borrar sus heridas.

 

Buenas noches,muchas gracias a todos los q ayudaron con la busqueda de Salo,compartiendo su foto,dandome palabras de...

Publicado por Alejandra Mercedes Valenzuela en Jueves, 24 de octubre de 2019

 

"El martes recibí la peor noticia -comenzó Alejandra su posteo en Facebook en las útlimas horas-. Al comienzo de su búsqueda, hace 6 años y 8 meses, hallaron el cuerpo de una chica. Al enterarme de esa noticia, fui con un amigo a la comisaria 3 de José C.Paz, donde estaba esa chica. Hablamos con el comisario, él comparó la foto de Salo y dijo que no coincidía, que los rasgos de esa chica eran norteños y piel trigueña. Mi amigo pidió reconocer el cuerpo y no se lo permitieron. Yo estaba muy mal... Después fui a la comisaría 3 de San Miguel donde estaba radicada la denuncia y comenté el caso".

A Alejandra la acompañó una mujer policía al Hospital de San Miguel, donde estaba la historia clínica y odontológica de su hija y consiguió una copia a través de una orden. Como nunca la citaron, pensó que el cotejo había dado negativo. Con mucha impotencia y dolor, concluyó: "El martes fui citada por la Fiscalia: la chica que encontraron hace 6 años y 8 meses era Salo". 

En la causa iniciada en 2013 intervino la UFI 18 de Malvinas Argentinas, a cargo en ese momento de la fiscal Gabriela Disnan, este año a cargo de la investigación de la Tragedia de San Miguel de Monte desde la UFI 5 de San Martín, detalló el mismo portal de noticias.