MÉXICO (ADNSUR) - El brutal asesinato de Fátima, una niña de 7 años hallada este fin de semana dentro de una bolsa de plástico en el sur de la capital, ha conmocionado a México.

El 11 de febrero, la menor fue secuestrada al salir de su escuela, cuando esperaba a que su mamá pasara a buscar. Los familiares denunciaron la desaparición de inmediato. Y el 15 de febrero hallaron el cuerpo de la pequeña sin vida en la alcaldía de Tláhuac, en el sur de la capital, dentro de una bolsa de plástico.

 

 

La jefa de gobierno de la capital mexicana, Claudia Sheinbaum, aseguró que este crimen no va a quedar impune. "Es indignante, aberrante, doloroso que alguien sea capaz de herir a una niña", dijo y señaló que trabajan "con todas sus energías y personal para encontrar a los culpables y llevarlos ante la justicia".

Por su parte, el presidente Andrés Manuel López Obrador  atribuyó este crimen a "los problemas sociales, familiares, es una enfermedad social".

Este lunes, los padres de los alumnos de la escuela donde fue secuestrada Fátima, se manifestaron con pancartas en la entrada del edificio: "Ni una más. Ya basta", "Exigimos justicia para Fátima", entre otras consignas.

 

 

La Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México indicó que tras las indagatorias y la localización del cuerpo de la menor, realizaron un allanamiento en una vivienda en la alcaldía de Xochimilco, así lo indicó Filo News.