COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - Este martes se concretaron los alegatos finales de las partes en el juicio por lesiones graves agravadas y abuso sexual agravado cometidos en perjuicio de un bebé de 7 meses en el barrio LU4 y que tienen como imputado a A.E.O. 

En su alegato, el fiscal aseguró que se ha probado en el debate la responsabilidad penal del traído a proceso en base a la declaración de la forense, quien describió lesiones en órganos genitales del menor y observó un “eritema en el periné alrededor del orificio anal, con borramiento de pliegues, con dilatación menor a dos centímetros” al momento de ser analizado.

“Presentaba una pequeña solución de continuidad entre hora cinco y hora seis, que se describió como fisura y un hematoma en hora dos”, concluyó la forense.

Asimismo, el neurocirujano que lo operó sostuvo que que recibe el menor-victima con un riesgo quirúrgico grave, por traumatismo de cráneo, en el quirófano del Hospital. Se le practicó una cirugía de urgencia para evacuación de hematoma cerebral. "Se evacúa hematoma subdural agudo, se constata buen latido cerebral, se cierra y se coloca fistula para controlar la presión craneal", dijo y recordó que luego "se reposiciona plaqueta y que la intervención duró una hora y media. Este tipo de lesiones están ampliamente descriptas en la literatura médica como maltrato infantil. Se ha alcanzado el estado de certeza necesaria que se requiere para este momento del proceso", enfatizó el fiscal.

"Fueron múltiples y concordantes los testimonios acerca de los momentos previos y posteriores a la agresión. En su declaración el imputado confirma que ese día el menor víctima se encontraba bajo su cuidado. También una pediatra que lo atiende confirmó que el estado del menor, previo a la agresión, era bueno. Hay indicios de presencia y participación del imputado A.E.O. en los hechos", dijo y aseguró el fiscal que "de no haber recibido asistencia médica inmediata el desenlace hubiera sido fatal".

Descartó que la madre haya participado en el momento en que sucedió el hecho porque estaba en otro lugar, y contrariamente "se preocupó por socorrerlo", solicitando en base a la prueba que se declare a A.E.O. como autor penalmente responsable del delito de “lesiones graves agravadas por haber sido cometidas con alevosía y abuso sexual con acceso carnal, agravado por el vínculo, ambos en concurso real”.

En contraposición, el defensor pidió la absolución del imputado por el beneficio de la duda ya que a su entender no se ha podido probar en el debate que él haya sido el autor del hecho, existe una duda razonable. Sostuvo que la autora del hecho pudo ser la madre del niño. Dijo que "la duda que al comienzo del proceso no tiene importancia a medida que va avanzando, tiene que ser superada" y que "tiene que existir certeza al momento de condenar".

Consideró que "el Ministerio Público Fiscal no logró destruir el principio de inocencia de mis asistido”. Planteó que una testigo aseguró que su madre tenía un gran desamor por el bebé, que decía que “era un negro como su padre”; manifestando que su asistido "era un buen padre, responsable y cuidadoso de su hijo", concluyó el defensor.

Finalmente, el tribunal pasó a deliberar y el próximo viernes 13 de septiembre, a las 12 horas dará a conocer su veredicto de responsabilidad penal.

El tribunal de debate estuvo conformado por los jueces Daniela Arcuri, Miguel Caviglia y Gladys Olavarría; por el Ministerio Público Fiscal se hizo presente Martín Cárcamo, fiscal general y Lorena Garate, funcionaria de fiscalía; el menor víctima fue representado también por Andrea Mac Garva, asesora de menores; en tanto que la defensa de A.E.O. fue ejercida por Esteban Mantecón, defensor público.

El hecho ventilado en el debate:

El ilícito ventilado en debate acontece el pasado 17 de marzo de 2018, entre las 19 y las 20 hs., cuando el menor víctima, de 7 meses de edad, se encontraba recostado llorando en la cama de dos plazas del dormitorio de su madre al cuidado del imputado A.E.O.. En el barrio LU4 de nuestra ciudad. Así en el momento en que la madre del menor se retira a comprar, el imputado a sabiendas que la madre no podía ingresar porque no tenía llaves, provocó diversas lesiones al menor, calificadas como graves ya que pusieron en riesgo la vida del niño. Seguidamente, entre el 21 y 25 de marzo de 2018, se produce un hecho de abuso sexual con los mismos protagonistas. Calificándose el hecho como “lesiones graves, agravadas por haber sido cometidas con alevosía, en concurso real con abuso sexual con acceso carnal, agravado por ser cometido contra un menor de 18 años y por la situación de convivencia preexistente”, en calidad de “autor” para A.E.O..