Un hecho insólito se produjo en la mañana del miércoles en Barrio Mosconi, luego de que un ladrón se robara una moto del patio de una comisaría.

La secuencia tuvo lugar en la sede policial ubicada en Av. del Libertador, pasadas las 6 AM, cuando el delincuente ingresó al lugar sin ser advertido por los agentes policiales, que recientemente habían cambiado el turno.

En base a la reconstrucción de los hechos, una vez dentro del predio el hombre le colocó la batería a una moto Motomel que había sido secuestrada tres meses atrás, y escapó a toda velocidad sin darle tiempo a los efectivos a capturarlo

El vehículo, explicaron las autoridades, había sido retenido por falta de documentación y de patente, y si bien no se sabe cómo hizo el ladrón para darle arranque, se cree que contaba con la llave o con conocimientos suficientes para encenderla mediante el cableado.

Tras el hecho se le dio intervención a la Brigada de Investigaciones y a la División Sustracción de Automotores, y la Unidad Regional de Policía informó a la vez que se abrió un sumario interno para establecer responsabilidades.