El imputado, en prisión preventiva desde hace más de un año, intentó matar a su pareja porque no quiso responderle quién le había mandado un mensaje. 

COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - Este miércoles se realizó en Tribunales la segunda jornada del juicio oral y público contra un hombre que baleó a su pareja en su casa de Los Tres Pinos en agosto del año pasado porque ésta no quiso responderle quién le había mandado un mensaje de texto al celular. Declararon siete testigos y este jueves seguirán los testimonios.

Baleó a su pareja por celos: declararon siete testigos en el juicio

El hecho ocurrió el 10 de agosto de 2017, entre las 01.30 y las 04.25 horas, cuando, la víctima D. A. G. L. se encontraba en su casa, sobre la calle Código 3111 al 500, del Barrio Los Tres Pinos, junto a su pareja, D. E. M., con quien convive hace aproximadamente ocho años, y los cuatro hijos de la pareja, que estaban durmiendo.

El imputado empezó a increpar a su pareja, exigiéndole que le diga el nombre de la persona que días antes le había enviado un mensaje de texto.

Al no tener respuesta, D.E.M. fue a una habitación y volvió con un arma de fuego, y mostrándosela a su pareja le dijo: “ésta es la que va a decidir si vos vivís o no; ahora yo tengo el mando”, tras lo cual apuntó con el arma a la cara y la cabeza de la víctima, exigiendo que le diga quién le había mandado el mensaje.

Ante la negativa de la víctima, D.E.M., con claras intenciones de matarla, la empujó contra la pared, le apoyó el arma en el abdomen, y le disparó al menos una vez. El balazo ingresó por la zona paraumbilical y salió por la cresta ilíaca derecha, provocando tres lesiones que no pusieron en peligro la vida, con un tiempo de incapacidad laboral estimado de menos de 30 días.

El hecho se calificó legalmente como “amenazas coactivas, agravadas por el uso de arma de fuego, en concurso real con homicidio en grado de tentativa, agravado por ser cometido mediante el uso de arma de fuego, por ser contra la persona con quien se mantiene una relación de pareja y por mediar violencia de género”, debiendo D.E.M. responder en calidad de autor.

Éste se encuentra en prisión preventiva desde el momento del control de detención, a principios de agosto de 2017.

Entre los testimonios de este miércoles, un auxiliar de la justicia se refirió a un informe técnico fotográfico realizado en el allanamiento y el secuestro del celular del imputado.

Otra funcionaria pública de Criminalística declaró que practicó un inspección ocular en el lugar del hecho y secuestró un proyectil en el living.

También se levantaron muestras de presuntas manchas hemáticas en la pared.

Seguidamente, por videoconferencia, prestó testimonio Cristian Cayún, especializado en Criminalística, quien realizó una inspección ocular balística en un domicilio, en el marco de un allanamiento donde la víctima había sido herida de arma de fuego.

El tribunal de debate estuvo integrado por Gladys Olavarría, Raquel Tassello y Alejandro Soñis, jueces penales; por el Ministerio Público Fiscal asistió María Laura Blanco, fiscal general; en tanto que la defensa del imputado fue ejercida por Franco Mellado, defensor particular del mismo.