RIO GALLEGOS (ADNSUR) - Uno de los sobrevivientes de la balacera que se registró en el acceso sur a Río Gallegos -ocurrido en octubre pasado- apuntó contra el delegado de la UOCRA, Diego Paz, y afirmó que fue quien los acribilló. Paz, oriundo de Puerto Madryn, que se entregó días después a la Justicia. Junto y Marcelo “Machi” Mercado, habrían participado del tiroteo en el barrio San Benito de la localidad santacruceña, donde murió un hombre.

Según relata el diario La Opinión Austral, Cristián Tobares (43) -una de las víctimas durante la balacera- está internado en el Hospital Regional desde la madrugada del 26 de octubre pasado. Fue baleado en sus piernas, recibió al menos tres tiros, y ahora le espera una larga recuperación.

Tiene dos policías de consigna en la puerta de la habitación, por su seguridad. Tobares es la primera vez que habla con la prensa desde que fueron emboscados junto a Luis Carrizo (46), Mario Ariza (38) y “Muñeco” Montaña (24) en la zona de la cancha “El Cóndor”.

Tobarez sostuvo al diario que fueron acribillados por Paz, que arribó en una camioneta junto a Marcelo “Machi” Mercado, pero fue el delegado de la UOCRA el único que disparó dos veces contra el automóvil Volkswagen Gol Trend donde se encontraban los cuatro.

Carrizo fue el que recibió al menos cinco disparos, y fue quien falleció. Tobares asegura haber visto a Paz dispararles en dos ocasiones. En un primer momento se acercó al vehículo, y descargó el cargador de una pistola. El único que no resultó herido fue “ Muñeco”, que por instintito, salió del vehículo.

Precisó, en diálogo con el medio santacruceño, que luego se retiraron los atacantes, pero minutos después volvieron, y desde una distancia de unos 20 metros, cuando Montaña trataba de poner en marcha el automóvil, volvió a disparar, ingresando los proyectiles por la parte trasera del rodado. Emboscada fatal

FALTA BALACERA

Tobares tiene cuatro hijos y una esposa en la ciudad de Córdoba. Allá trabajaba de remisero y realizaba tareas de electricista. Junto a Carrizo y Ariza viajaron a Santa Cruz en busca de trabajo, aseguró, y coincide con lo indicado por la esposa de Carrizo, Verónica Valenciano.

Arribaron a Río Gallegos una semana antes de la fatal balacera. Buscaban trabajo cuando un chapista del barrio Evita, conocido como “Carlitos”, los contactó con un sujeto a quien le llamaban “Feo”.

Este individuo –según Tobares- es nada más y nada menos que Mercado. En este sentido, remarcó que una de las claves de que “Machi” los contactó está en los mensajes y llamadas al teléfono de Carrizo, y que el mismo está en poder de la Justicia.

Aparentemente fueron citados en el sitio donde después ocurrió la balacera, porque Paz necesitaba que le realizaran “un trabajo sucio”. Como no conocían el lugar, fueron llevados por “Muñeco” a las 00:30 horas. Pero en ese sitio fueron emboscados, y el automóvil donde se encontraban fue blanco de cerca de 15 disparos.

Tanto Tobares como Valenciano desconocen los motivos que llevaron a que fueran “acribillados”. Remarcaron que en el Volkswagen Gol Trend no se hallaron armas ni droga, y el barrido electrónico realizado a las víctimas descartó que hayan accionado armas. A esto se suma que el peritaje confirma que no se efectuaron disparos desde el interior del automóvil.

La jueza, en tanto, definirá el futuro procesal de los dos sospechosos esta semana, y resolverá si los imputa o no al menos de los delitos “homicidio, tentativa de homicidio y lesiones graves”.