BRASIL (ADNSUR) - Wanderley Dos Santos Silva, de 52 años, fue sorprendido por un oficial de la Policía de Manaos, en Brasil, manteniendo relaciones sexuales con el cadáver de una niña. Los investigadores determinaron que cuando ocurrió el hecho el hombre se encontraba en estado de ebriedad.

Silva fue despedido del Instituto Médico Forense y ahora podría afrontar una pena de entre uno y tres años de prisión, así como el pago de una multa.

Junto a él se encontraba otro compañero, que se limitó a observar los hechos sin hacer nada al respecto. Fue un policía quien descubrió la macabra escena tras entrar inesperadamente en la sala donde se practican las autopsias.

El forense intentó huir de la escena sin éxito. Según los investigadores que se hicieron cargo de los hechos, tanto Dos Santos como su compañero se encontraban en ese momento bajo los efectos del alcohol.