RIO GALLEGOS - Hasta este viernes, los detenidos por el crimen del joven que apareció enterrado en el patio de una vivienda de Tucumán al 900 se habían negado a declarar ante la jueza Valeria López Lestón. Finalmente uno de ellos, Mario Vera Sierpe, admitió que le dio muerte a Sebastián Vito.

El macabro hallazgo se produjo la mañana del lunes 31 de octubre, cuando una mujer acudió a la Seccional Primera para denunciar que su propio hijo le había confesado que en el patio de su casa había un cadáver. El cuerpo pertenecía a Sebastián Vito, un joven de 26 años, con quien su familia se había comunicado por última vez el día viernes.

Asesinado y enterrado en un patio: confesó su homicida

La casa pertenece al hijo de la mujer, en cuyo patio y al divisar tierra recientemente removida, con una leve excavación se pudo hallar el cadáver del muchacho, que presentaba al menos tres heridas de puñal en el pecho.

El joven que reconoció a su madre tener un cadáver enterrado en el patio sería un amigo cercano de los otros tres detenidos, que son hermanos entre sí y con edades, en todos los casos, que van desde los 23 a los 37 años.

Fue justamente uno de estos hermanos, Mario Vera Sierpe, quien ayer por recomendación de su abogado defensor volvió ante los estrados de López Lestón para reconocer que habría sido él quien ultimó a Vito con un arma blanca.

Es desde ayer que la magistrada, que aún no definió la situación procesal de los detenidos, pudo contar con datos que le permitieron reconstruir no sólo las últimas horas de Vito, quien se cree fue ultimado la madrugada del sábado, sino también de cual fue el móvil del asesinato.

Al parecer, entre Vera Sierpe y Vito había un encono de vieja data. Sin embargo, los lugares comunes y las amistades compartidas con terceros los hacían, de tanto en tanto, coincidir en determinados lugares. Se cree que lo que desencadenó el hecho pudo ser la suma de una serie de cosas que, mediadas por el consumo de alcohol, desencadenaron en el hecho de sangre.

EXIMIDOS POR EL PARENTEZCO

Con este panorama, los otros dos hermanos de quien se declaró autor material del homicidio quedan eximidos del crimen y es preciso señalar que la ley penal no contempla el delito de encubrimiento cuando hay parentesco.

El Artículo 277 reprime con prisión al que, tras la comisión de un delito ejecutado por otro, en el que no hubiera participado, ayude a alguien a eludir la investigación, oculte o haga desaparecer rastros del crimen o no denuncie. Sin embargo, prevé eximir a quien obró así para ayudar en favor del cónyuge, de un pariente cuyo vínculo no excediere del cuarto grado de consanguinidad o segundo de afinidad o de un amigo íntimo o persona a la que se debiese especial gratitud.

INVESTIGACIÓN POR IMAGENES VIRALIZADAS

Por otro lado,la familia de la víctima denunció ante la Jefatura de Policía y el Juzgado Nº3 la filtración de una foto del cadáver de Sebastián.

La imagen, que circuló y aún circula entre distintas cuentas de WhatsApp, muestra al muchacho con pantalones bajos, el torso desnudo, boca arriba y cubierto de tierra, sobre un plástico, listo para su revisión, frente a personal de Criminalística. Para esa tarea, se utilizó un grupo reducido de personal y se busca establecer quién de los uniformados divulgó la foto de su celular. Fuente: Tiempo Sur