SANTA CRUZ (ADNSUR) - La Asociación de Docentes de Santa Cruz (Adosac), junto a compañeros y compañeras de la maestra Jésica Minaglia, encontrada muerta en su casa de la ciudad de Comandante Luis Piedrabuena, reclamó el esclarecimiento del caso y aseguró que se trató de un "femicidio" en el marco del aislamiento por coronavirus.

"Quienes hemos compartido con Jésica nuestro paso pedagógico en la escuelita del Río, hoy EPP 93, estamos muy conmocionados. Toda la comunidad educativa está de luto por esta muerte que fue un femicidio", afirmó a Télam la docente Silvina Comachi, integrante del colectivo Feminismo Insurgente.

La mujer contó que Minaglia (30) "hacía muy poco que estaba separada y que todavía hay dudas si la ha encontrado su ex marido que es policía o la ha encontrado la mamá", tras lo cual aclaró que "la jueza Noelia Ursino tiene a su cargo el caso y está aplicando el protocolo de perspectiva de género en la investigación".

La magistrada ordenó el jueves la detención de Pablo Alejandro Núñez (36), cabo primero de la Policía local y ex pareja de la docente, con quien tenían un hijo de dos años, y fue quien a las 13.15 de ayer dio aviso del hallazgo de la joven muerta en su domicilio, informaron a Télam fuentes policiales.

"Jésica era una excelente maestra y mi compañera desde 2012 en la escuelita del Río, estuvimos juntas en la lucha cuando el Consejo Provincial de Educación la cerró y seguimos juntas en la actual escuela primera provincial 93. Este año además era maestra en segundo grado, de mi hija, que hasta hace dos días le estaba enviando tareas, lo cual hace que sea un dolor aún más profundo", afirmó Comachi.

Desde Feminismo Insurgente organizan una convocatoria para visibilizar el pedido de justicia con un cartel o bandera violeta en las puertas o ventanas de las casas, la foto de Jesica subida a las redes sociales y también planean convocar a un ruidazo diario desde los domicilios, mientras dure la cuarentena, a las 13.30, el horario en que se conoció la muerte de la docente.