COMODORO RIVADAVIA - Fue ayer por la tarde en la sucursal La Platense de calle Ramos Mejía casi Necochea. Los asaltantes redujeron y encerraron en el baño a dos empleadas.

Un hecho delictivo que aparentaba estar desterrado al menos en los últimos años, pareciera haberse renovado en los últimos tiempos en esta ciudad. Los asaltos a mano armada a plena luz del día y, tal como acontecía 3 ó 4 años atrás, especialmente los días viernes.

Y tal como ocurrió semanas atrás y por dos veces consecutivas en contados días, con la sucursal de la panadería “La Fueguina” situada en avenida Sargento Cabral y Río Negro, también en esta oportunidad eligieron otro local similar a escasas cuadras de la primera.

Fue en la sucursal de panadería “La Platense”, situada sobre calle Ramos Mejía al 60 casi esquina Necochea, pegada a la Iglesia Alianza Cristiana y Misionera Argentina. Ocurrió ayer alrededor de las 18:15, una hora después que también cerrara el rapipago que funciona en el mismo local y que tiene caja blindada.

Dos individuos jóvenes ingresaron al lugar y según el principal testigo, uno empuñando un arma blanca y el restante con un arma de fuego en la cintura, intimidaron a las 3 empleadas del lugar y las obligaron a encerrarse en el baño, y abrieron la caja registradora donde había una recaudación de unos 10.000 pesos aproximadamente.

Cuando estaba por salir se topan con un corpulento joven con uniforme de empleado de seguridad que los alcanzó a ver frente a frente.

“Yo venía a buscar a mi señora y al verlos enseguida me di cuenta que eran asaltantes; empezaron a correr y los seguí mientras llamaba a la policía, pero los perdí metiéndose en un pasaje donde al parecer subieron a un auto blanco”, relataría el hombre que además aportó características físicas y vestimentas de los delincuentes, uno de los cuales actuó con una capucha roja cubriendo parte su rostro.

Personal y móviles de la Seccional Segunda patrullaron las inmediaciones pero no pudieron dar con los autores del hecho que -de andar motorizados- seguramente se alejaron hacia la zona oeste de la ciudad, o bien residen cerca y podrían tener relación con los otros dos robos cometidos en la panadería “La Fueguina”. Fuente: Crónica