RÍO GALLEGOS - Dos sujetos ingresaron con el rostro cubierto a un comercio de esta ciudad y con un arma larga amenazaron a la encargada. Huyeron llevándose unos 2.000 pesos, el teléfono móvil, y varias cajas de vino.

La Policía realizó un operativo cerrojo, y detuvo a dos jóvenes a tres cuadras del lugar. Tenían las mismas prendas de vestir que los asaltantes y el celular que le sustrajeron a la joven. Fueron detenidos y aguardan ser indagados. Se allanó un domicilio secuestrándose la mira de un rifle y otros elementos de interés para la causa.

La investigación y detención de los sospechosos fue encabezada por efectivos de la Comisaría Sexta. Dos jóvenes permanecían  detenidos, sospechados de haber asaltado un almacén en el barrio San Martín en la ciudad de Río Gallegos.

Fueron arrestados en la noche del viernes, cerca de 20:40 horas, a unas tres cuadras del comercio “Tío Petaco”, que instantes antes había sido asaltado por dos sujetos a cara cubierta. Según información de fuentes policiales consultadas por el diario La Opinión Austral, dos individuos ingresaron al almacén ubicado en calle San José Obrero al 1000 cuando en el local sólo se encontraba una mujer encargada de la atención al público.

Uno de los sujetos que ingresó tenía en su poder un arma larga (aparentemente un rifle), e intimidó a la joven de 23 años -empleada del comercio- para que le entregara la recaudación de la caja y un celular que tenía en el mostrador. Al obtener el botín, los malhechores huyeron llevándose unos 2.000 pesos, el teléfono móvil, y varias cajas de vino.

La mujer solicitó ayuda a los vecinos y se llamó al Comando Radioeléctrico y a la Comisaría Sexta. Los policías arribaron al almacén, y la víctima pudo aportar características de los asaltantes, en especial la indumentaria que vestían. También testigos aportaron datos a los uniformados.

Se llevó a cabo un operativo cerrojo por las inmediaciones, y a unas tres cuadras de allí fueron detenidos dos jóvenes que tenían prendas de vestir similares a las mencionadas por la mujer y los testigos. En la requisa no tenían armas, pero sí un teléfono similar al que le sustrajeron a la empleada del almacén.

Los mismos fueron trasladados a la Comisaría Sexta para ser identificados. Tienen edades entre los 19 y 20 años, y cuentan con antecedentes judiciales. Las autoridades del Juzgado de Instrucción Nº 2 dispusieron que prosigan detenidos y se aguarda que en las próximas horas sean indagados.

Además, se ordenó en la mañana de ayer un allanamiento en un domicilio ubicado en cercanías de las calles Rubén Darío y Almafuerte, a pocas cuadras del almacén asaltado. Allí los investigadores secuestraron la mira de un rifle entre otros elementos de interés para la causa, indicaron las fuentes.

Por otro lado, el comercio contaba con cámaras de monitoreo, por lo que quedó registrado el robo, material que será tenido como prueba. De la investigación y del allanamiento colaboró personal del servicio especial de la Comisaría Sexta, y las divisiones Investigaciones, Criminalística e Informática. Fuente: La Opinión Austral