Dos presuntos delincuentes intentaron asaltar a un hombre y lo amenazaron con un arma, que luego se conoció que era "de juguete". El damnificado reaccionó ante el presunto robo, sacó su arma reglamentaria y mató a uno de los delincuentes. El otro resultó herido. Ocurrió en la localidad bonaerense de Merlo.

Fabián Gabriel García, de 45 años, acordó la compra de un par de zapatillas, al volver de comprarlas en una plaza de Brunet y Fraga en Merlo, lo sorprendieron dos motochorros.

García se encontraba vestido de civil y fue abordado por dos hombres en moto que lo amenazaron con aparentes fines de robo. El agente, hace más de 10 años que es policía de la Bonaerense y actualmente cumple funciones en la Delegación Departamental Zonal de Comunicaciones AMBA Norte. Tenía su arma reglamentaria cuando lo enfrentaron para robarle.

Franco Rivero (22) y Nahuel Azuaga (22) asaltaron a un policía en Merlo.
Franco Rivero (22) y Nahuel Azuaga (22) asaltaron a un policía en Merlo.

Según testigos del hecho, uno de los delincuentes que se encontraba de acompañante sacó una pistola y lo increpó al policía para que le entregara sus pertenencias.

En ese momento, García sacó su arma reglamentaria y dio a conocer a los motochorros que era policía de la provincia de Buenos Aires, y después efectuó al menos cinco disparos contra los sospechosos.

Uno de los delincuentes resultó baleado en el lugar, mientras que el otro escapó pero a cinco cuadras fue hallado también con heridas de arma de fuego.

Estado de salud de los asaltantes

Ambos motochorros heridos fueron trasladados al Hospital Municipal Eva Perón y al Hospital Zonal General de Agudos Héroes de Malvinas.

Uno de los ellos, fue identificado como Franco Agustín Rivero, de 22 años, murió a raíz de las heridas recibidas de al menor un disparo.

Su compañero, Nahuel Antonio Azuaga también de 22 años quedó internado en estado reservado.

Al realizar las pericias en el lugar del hecho se estableció que el arma utilizada por los delincuentes para amenazar al policía era de juguete.

Interviene en la causa el personal de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 5 del Departamento Judicial de Morón, a cargo de la fiscal Marisa Monti, quien tomó declaración a la víctima y resolvió no adoptar medidas al considerar que actuó en legítima defensa.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!