ESQUEL (ADNSUR) - Tras la denuncia de un hombre que acusó a una masajista de haberlo filmado durante una sesión y luego pedirle dinero para no revelar las imágenes, efectivos de la División Investigaciones de la Policía del Chubut realizaron dos operativos este miércoles por la noche y en la madrugada de jueves, en una casa del barrio 133 Viviendas de Esquel.

El juez penal Colabelli autorizó dos allanamientos este miércoles y la requisa personal a raíz de la investigación por el delito de extorsión contra una masoterapeuta.

 

 

El subcomisario Pablo Carrizo aclaró en diálogo con Notas de Radio, que la investigación está en curso y que se trata de una persona que contrató los servicios de esta mujer, quien habría filmado la sesión y luego extorsionado al cliente. “La entrega de dinero se realizó bajo intimidación por parte de esta mujer de mostrar filmaciones o imágenes”, indicó.

“Esta madrugada se ordenaron la requisa personal y un primer allanamiento al domicilio donde la mujer quedó imputada y con prohibición de acercamiento a la víctima". En la vivienda se secuestraron "celulares, una computadora y otros objetos útiles a la investigación”, detalló Carrizo.

Más adelante, “detectamos que no se estaba cumpliendo la prohibición mediante mensajes y hostigamiento y se volvió a allanar el domicilio. Allí se halló la suma de veinte mil pesos y quedaron secuestrados otros elementos de interés”, precisó, según publicó EQS Notas. 

 

 

Fuentes de la investigación detallaron que la mujer (que no es kinesióloga) acostumbraba a ofrecer masajes con tintes eróticos y filmaba las sesiones para después pedirle dinero a los pacientes, a cambio de no difundir las imágenes del supuesto "affaire".