COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) – La tía de Luciano, el nene de 11 años que fue baleado con un rifle de aire comprimido el miércoles por la tarde, adelantó que a su sobrino ya le realizaron la segunda operación para quitarle la parte del plomo que había quedado alojada en su cuerpo. Celina Bedino contó a Actualidad 2.0 que el nene “está estable, en observación” pero “grita de dolor”. Los médicos le confirmaron a la familia que el proyectil “le afectó una parte de la médula” y que “tendrá secuelas”. Contó que la familia del responsable del disparo, de origen zíngaro, les ofreció “plata”.

“Le están haciendo los estudios”, dijo Celia y remarcó. “solamente estamos esperando para que esté con menos dolor y que se calme”.

“El día del hecho, Luciano iba con mi hija, Mirella Bedino; el proyectil se lo tiraron a ella en la pera y como iban juntos le cayó a él en la nuca. Le dio en la pera a mi hija y el rebote fue sobre la nuca de Luciano”, precisó la mujer.

Sobre los que tiraron el disparo, dijo que “el chico tiene 17 años. Creo que lo tomó como un juego macabro, una especie de cacería con las personas, sin conciencia. Ellos se tomaron la atribución de dispararle al que pase”.

Afirmó que no habían observado antes este tipo de hechos con el rifle de aire comprimido. “Los llevo a los nenes en bici, caminando a la escuela y jamás pasó este tipo de acontecimiento”, agregó Celia.

“Queremos que esta persona tome conciencia del mal que puede llegar a generar. En este momento fueron dos nenes en bicicleta que se golpearon porque mi nena se raspó todo el cuello, se cayó de la bici. Cayeron en la vereda porque si pasaba un auto podía haber sido peor”, subrayó.

Dijo que el autor del disparo “es casado, tiene a la esposa embarazada” y que su familia, de origen gitano, se acercó y “nos ofrecieron plata”.