CAPITAL FEDERAL (ADNSUR) - La mujer, de 32 años, le dijo a su marido que su bebé de ocho meses se había atragantado mientras tomaba la leche, pero la pericias mostraron que la muerte del chiquito no había sido un accidente, sino que la joven había asesinado a su hijo.

Según determinaron los investigadores, la víctima, Santino Ghiglione, fue ahogado por su mamá en un balde con agua en el interior de su casa de la localidad bonaerense de 25 de Mayo.

La madre quedó detenida por el filicidio, de acuerdo a lo informado por diario Crónica.

La joven tendría serias alteraciones mentales.

El expediente fue caratulado como “homicidio doblemente agravado por el vínculo y alevosía”.