COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) – Los delincuentes no dejan pasar oportunidad. Según confirmó la Procuración General de Chubut ya se detectaron intentos de estafas por teléfono o email utilizando como carnada la cuarentena por el coronavirus.

En un comunicado la Procuración explicó que “con la finalidad de obtener claves de home banking, tarjetas de crédito, datos personales  y cualquier otro recurso que lleve a sustraer dinero a través de un engaño, los estafadores ya implementaron temas vinculados al coronavirus y la cuarentena”, y alertó a la población para que esté “informada y evite ser víctima de una estafa.

En ese sentido, indicó que los delincuentes se contactan por teléfono, sostienen que hubo modificaciones en el sistema bancario para evitar la asistencia de los clientes a las entidades financieras y de este modo procuran hacerse de datos para acceder al home banking de su víctima y extraerle el dinero.

Por ese motivo, la Procuración recomienda que en caso de recibir un llamado de algún banco o tarjeta de crédito, no entregar claves ni ningún tipo de información sobre cuentas bancarias y cortar inmediatamente la llamada para evitar ser víctima de estafa.

Respecto a las estafas mediante email, se indicó que hay quienes aprovechan esta situación con correos electrónicos maliciosos. Por esa razón, se recomienda no abrir emails con asuntos similares a:

- Declaración de entrega de covid-2019

- Circular importante coronavirus

- Comunicat covid-19

- Covid-19 solution

Estos correos electrónicos contienen documentos o enlaces que descargan en su dispositivo un malware con capacidad para capturar claves financieras; nombres de usuario, contraseñas, descargar otros componentes, etc.

Otro intento de estafa fue identificado como “Streaming a $1 anual”. La web Info Tecnology pide estar atentos a increíbles ofertas durante la cuarentena.

La estrategia de esta estafa, conocida como phishing, es sólida: utilizan el formato publicitario de las stories, ese contenido efímero de Instagram para publicar imágenes que pueden contener mensajes y hasta enlaces asociados.

En la versión más reciente, una publicidad con la estética del servicio de streaming promete disfrutar del servicio de contenido audiovisual por tan solo $1 por año (cuando en realidad el valor anual de la versión más económica del servicio está arriba de los $1.500).

Cuando el esperanzado usuario de Instagram hace clic en la publicidad, esta lo lleva a una página web que da detalles de la promoción y que luego redirige a un formulario online similar que hay que llenar cuando uno quiere dar de alta el servicio oficial. Esto, claro, incluye la obligación de ingresar los datos de una tarjeta de crédito activa (en un paso posterior).

¿Cómo darse cuenta que es una estafa? "Si una oferta es demasiado buena para ser verdad, seguro es una estafa", se indicó.