CAPITAL FEDERAL - El lunes no fue un día más dentro del Colegio San Carlos Borromeo de Villa Madero, en La Matanza. En pleno horario escolar una alumna de 13 años fue hasta el buffet y, sin comprar nada para comer, pidió un cuchillo. Cuando volvió apuñaló dos veces por la espalda a un compañero.

Todavía estaban en clase. Así es como usó el pretexto de que lo llamaba una preceptora para lograr que Mirko, un año más grande que ella, saliera del aula. El chico lo hizo sin sospechar lo que le esperaba. No tuvo tiempo a reaccionar tampoco. Una de las heridas le afectó un pulmón y tuvo que ser trasladado de urgencia a una clínica privada.

Adolescente apuñaló a un compañero porque le tiró una tiza

Pero a pesar de que las primeras versiones apuntaban a que la chica era víctima de bullying y había reaccionado así contra uno de sus agresores, el desencadenante de lo que pudo ser una tragedia había sido solamente una tiza. Así lo confirmó esta mañana en TN Enrique Parasco, representante legal del colegio. Estaban jugando con tizas, el alumno le tiró una sin querer a su compañera y ella salió inmediatamente en busca de su venganza.

"Esto fue un terremoto", aseguró Parasco, que todavía no puede creer lo que sucedió. "No habíamos notado ningún tipo de anormalidad en su conducta", dijo y remarcó que tampoco tenían conocimiento de algún conflicto previo entre los dos. Recién después del episodio, comentó, la madre de la alumna les dijo que estaba haciendo terapia.

"Queremos proteger mucho a Mirko y al grupo", indicó Parasco, aunque tampoco son indiferentes a la situación de la agresora. "También queremos ayudar a esta chica para que pueda salir a flote". Si bien por su edad la adolescente es inimputable, intervino el Fuero de Responsabilidad Juvenil de La Matanza y ya fueron citados a declarar todos los alumnos que fueron testigos de la agresión en el aula.

Fuente: TN

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!