ESQUEL (ADNSUR) - El fiscal Carlos Richeri, junto al procurador fiscal Carlos Cavallo, expuso al juez Martín O’Connor el caso de abuso sexual simple que investigó la Fiscalía y que busca probar en el juicio. Por su parte, el defensor particular Daniel Sandoval, anticipó que su defendido no realizó la conducta que le atribuye la acusación. Luis Esteban Ferrayra declaró al comienzo del debate. Reconoció su vehículo y haber estado en la bicisenda esa noche, también que se acercó a la denunciante a preguntarle la hora, pero negó haberla tocado.

El 30 de septiembre de 2019, aproximadamente a las 21:30 h, dos chicas salieron a caminar por la bicisenda en Esquel. El fiscal Richeri relató que la víctima tenía un día especial, que había aprobado una materia de la facultad, que su papá le estaba preparando la cena y que como no habían podido salir más temprano, salió con su amiga a tomar aire y caminar más tarde de lo habitual. Indicó que juntas tomaron la calle Don Bosco y desde allí fueron hacia la bicisenda, “sin saber que pasaban frente a la casa de un depredador que las seguiría”.

Según el relato fiscal, cuando estaban en la bicisenda, ella se había quedado un poco atrás en una zona oscura por la presencia de pinos, la abordó el imputado preguntándole la hora y comenzó a tocarla en sus partes íntimas. Intentando zafarse, la joven cayó al piso. La amiga vio lo que sucedía y se acercó a ayudarla. Fue entonces, según el relato del Ministerio Público Fiscal, que el imputado se escapó corriendo hacia su auto que estaba estacionado sobre la calle los Notros y desde allí a su casa.

El imputado sostiene que fue a la bicisenda a encontrarse con un conocido que el día anterior le había prestado dinero y que no tenía hora; por eso se la preguntó a la joven, pero que ésta se asustó al verlo y comenzó a gritar. Entonces él también se asustó con la situación y se fue corriendo a su vehículo y luego a su casa.

La realización del juicio está prevista en tres jornadas.