Por pedido del Ministerio Público Fiscal, el juez Alejandro Rosales, dispuso elevar a juicio oral y público una causa penal contra un sujeto imputado como presunto autor de los delitos de abuso sexual gravemente ultrajante agravado por haber sido cometido por el encargado de la guarda y aprovechándose de la convivencia preexistente.

Asimismo, el acusado, será juzgado por una imputación de lesiones leves agravadas por ser cometidas en contexto de violencia de género. 

Por último, el magistrado, resolvió mantener la medida de prisión preventiva – el sospechoso permanece detenido desde el 29 de agosto- hasta la realización de las audiencias de debate. 

En la sala de audiencias de la oficina judicial se desarrolló una audiencia preliminar de juicio. El acto judicial estuvo presidido por el juez Alejandro Rosales. El Ministerio Público Fiscal fue representado por la fiscal Laura Castagno y el funcionario Ezequiel Castro Albornoz. El detenido, en tanto, recibió el asesoramiento técnico del abogado del Ministerio de la Defensa Pública, Gustavo Oyarzun.  También participó el Asesor de Menores, Tomás Malerba. 

En la ocasión, Castagno, informó los hechos que figuran en la pieza de acusación pública. En este sentido, indicó que los delitos ocurrieron entre los meses de febrero y septiembre de 2019, en esta localidad. Luego, enumeró y detalló los medios de prueba testimoniales y documentales, que la parte acusadora presentará en las audiencias de debate.

Con respecto a la calificación legal provisoria, la fiscal, afirmó que se trata de los delitos de abuso sexual gravemente ultrajante agravado por haber sido cometido por el encargado de la guarda y aprovechándose de la convivencia preexistente, en concurso real con lesiones leves agravadas por ser cometidas en contexto de violencia de género.

En consecuencia, peticionó al magistrado que dicte el auto de apertura a juicio oral y público contra el acusado, y la conformación de un tribunal colegiado.

A su turno, el defensor público, no formuló oposición a que la causa pase a la instancia de juicio oral. En tanto, consideró que la calificación legal que corresponde debatir en el juicio, es la de abuso sexual simple. 

Asimismo, Oyarzun, propuso que se otorgue el sobreseimiento de su asistido respecto de la acusación por el delito de lesiones leves agravadas por ser cometidas en un contexto de violencia de género. Los fundamentos de este pedido, se basaron en que la evidencia aportada por la fiscalía, no se corresponde con los informes médicos presentados.

Luego de escuchar los planteos de las partes, Rosales, analizó los puntos, citó jurisprudencia y dispuso la elevación a juicio oral y público de la causa, en orden a los hechos y las calificaciones legales propuestos por la fiscalía. 

En este marco, el magistrado, explicó que, en función del pedido de pena a imponer al acusado, corresponde la conformación de un tribunal colegiado. También declaró admisible la totalidad de los medios de prueba propuestos por la fiscalía.

Prisión preventiva

En otro tramo de la audiencia, se debatió la situación de la prisión preventiva del imputado, quien actualmente se encuentra alojado en la alcaldía policial.

En este contexto, el asesor legal del acusado, propuso la aplicación de una medida menos grave, que incluya la autorización de salidas laborales y su permanencia en un domicilio de Comodoro Rivadavia. 

Por su parte, la fiscal Castagno, se opuso al pedido en función de la ausencia de un domicilio fijo del procesado. También señaló el comportamiento del acusado durante el proceso judicial. Con estos elementos, peticionó que la medida se mantenga hasta la realización del juicio oral y público.

Así las cosas, Rosales se refirió a la gravedad de los hechos investigados y la pena que se espera como resultado del juicio. En consecuencia, resolvió mantener la prisión preventiva       

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!