La ciudad santafesina de Rafaela no logra salir de su conmoción luego de que se conociera que una nena de apenas 7 años fue víctima de abuso sexual en el baño del colegio católico al que concurre.

La menor ya declaró en Cámara Gesell y los fiscales que entienden en la causa pudieron certificar que el abuso ocurrió en horario escolar, después del recreo, cuando la nena fue al baño.

Al momento del abuso había en el colegio San José, al que concurren 1.400 alumnos, apenas cinco hombres mayores edad. Los cinco ya pudieron ser identificados gracias a las cámaras de seguridad dispuestas en el ingreso del colegio y las autoridades buscan determinar si el culpable es uno de ellos.

A diferencia de la información que circuló inicialmente cuando se creyó que las cámaras de seguridad que apuntan a los baños ahora se supo que si funcionan, pero que el sistema almacena las imágenes grabadas por apenas 24 horas y luego las pisa con las nuevas filmaciones por lo que no fue posible recuperar las del día del abuso.

El ingreso biométrico al establecimiento también sirvió para identificar a los cinco hombres que estaban en el colegio ese días lo que sirvió para reforzar la información obtenida por las cámaras de seguridad.

Según informaron hoy fuentes cercanas a la investigación tras el abuso comenzaron a tomar otra dimensión ciertas actitudes y conductas extrañas de la nena que se fueron registrando en los últimos meses. Según revelaron en los últimos tres meses la nena presentaba vómitos cuando estaba en la escuela pero que desaparecían una vez que era retirada de ella, muchos días no quería ir al colegio, comenzó a sufrir infecciones urinarias, comenzó a orinarse en la cama y a hacer dibujos en la que se la veía siempre con una figura masculina parada detrás de ella.

A partir de esta información los investigadores intentan determinar si los abusos ya venían de tiempo atrás.

Una de sus compañeritas también declaró en Cámara Gesell y su testimonio permitió reforzar el de la víctima. Dijo haber visto salir a un hombre del baño en que estaba la nena. En las próximas horas declarará también en Cámara Gesell otra de sus compañeritas y cuyo testimonio iría en el mismo sentido.

Desde que se conoció el caso hubo multitudinarias marchas de repudio que confluyeron en la institución educativa, que depende del Obispado de Rafaela.