MIRAMAR (ADNSUR) - Héctor y Nilda tienen 78 y 77 años, se mudaron de Tanti (Córdoba) a Miramar hace unos años buscando la tranquilidad de la jubilación. Pero desde hace un tiempo viven atemorizados por las constantes amenazas de su propio nieto.

El domingo 2 de febrero ocurrió el último hecho que los asustó. El joven que reside en Tanti, viajó hasta Miramar para visitar a su padre pero también para agredir nuevamente a sus abuelos. “Vino hasta mi casa a violentarnos. Pasó por el frente y nos insultó. Dio la vuelta a la manzana, se subió a la vereda y quiso pisarnos con la moto. Nos amenazó y dijo que no iba a parar hasta matar a mi marido, que es su abuelo de sangre”, relató la mujer.

Héctor y Nilda sospechan que puede tratarse por cuestiones económicas. “Siempre nos llamó la atención sus malos modos pero nunca pensamos que fuera a agredirnos así”.

La mujer contó que el 22 de noviembre,  su nieto Matías le arrojó una piedra que la lastimó en su cabeza. Antes hubo hechos violentos pero ese día tomaron la decisión de denunciarlo. La fiscalía de Carlos Paz impuso una orden de restricción para que el joven no se acerque a los jubilados. Sin embargo,  violó la medida en Miramar.

 

 

Me cuesta dormir y vivimos con miedo. Cada ruido que escuchamos en la casa pensamos que puede ser él. No es justo pasar los últimos años de nuestras vidas con este temor y esta depresión”, contó  a ElDoce.tv.

Y agregó que “Nuestro propio hijo, el padre de este chico, está enojado con nosotros porque lo denunciamos por todas estas agresiones”. Los abuelos piden a la Justicia que actúe antes que sea demasiado tarde.