RÍO GALLEGOS (ADNSUR) - El próximo domingo se cumplirán tres meses del crimen de Marcela Chocobar, la joven trans de 26 años que fue vista por última vez cuando salía de un local bailable de esta capital cerca de las 06:30 de la madrugada. Dos semanas después, parte de su cuerpo (el cráneo) fue hallado en un baldío del barrio San Benito, confirmando así que Marcela fue asesinada y descuartizada.

Su madre, a través del grupo de Facebook ‘Justicia por Marcela Chocobar’, hizo llegar un pedido a los asesinos de su hija: “les pido por favor, les suplico que nos digan dónde está el cuerpo de mi hija. Devuélvanmela, necesito tener un lugar donde ir a llorarla en paz, ya no está entre nosotras, les hablo como una madre, si es que ustedes la tienen, devuélvanme a mi hijita”, escribió la mujer en las redes sociales. 

EL CASO  

Marcela Estefanía Chocobar, de 26 años, desapareció el domingo 6 de septiembre cerca de las 06:30 am, luego de haber salido a bailar al pub Russia de esta ciudad. Desde ese día y hasta el día 14 de ese mes, no hubo novedades respecto a su paradero. 

El 14 de septiembre, en la intersección de calles 22 y 25 del barrio San Benito, la Policía encontró restos humanos y además prendas de vestir, calzado, alhajas y una peluca. Tras el hallazgo de los restos, estos fueron analizados para saber si se correspondían genéticamente con los datos de la joven desaparecida. Una prueba de ADN conocida el 29 de septiembre de este año reveló finalmente que Marcela Chocobar fue asesinada, descuartizada y quemada.

El examen genético confirmó que los restos óseos que halló la Policía en el barrio San Benito correspondían a Chocobar, de 26 años. El dato que brindó la Justicia comprueba que Chocobar fue asesinada, descuartizada y quemada, ya que coincide el patrón de ADN con algunos restos de ropa y de restos óseos que fueron encontrados en un baldío del barrio San Benito.

La hermana de la víctima, Laura Chocobar, confirmó en esa oportunidad que el ADN pertenece a su hermana y añadió que “nos informaron que el resultado dio positivo y se pudo saber que los restos hallados pertenecen a Marcela”.

La prueba de ADN se realizó en Buenos Aires, con la colaboración de la familia de la joven trans. A la misma hora que la Justicia confirmó los datos a la familia, la Policía de Santa Cruz realizó un allanamiento en una vivienda y detuvo a dos hombres que se movilizaban en un vehículo Renault 9, quienes estarían implicados en la causa que ahora investiga este crimen. Cabe recordar que sólo se halló el cráneo de la joven trans y que aún se desconoce dónde los asesinos habrían esparcido los restos de la víctima.

PRUEBAS 

Según destaca La Opinión Austral el jefe de la Policía de Santa Cruz, Salomón Aleuy, aseguró que se han aportado “pruebas suficientes” para la investigación del caso y que el “esclarecimiento total” del crimen de la joven trans de 26 años “se encuentra en manos de la Justicia”. El caso se encuentra siendo investigado en el Juzgado de Instrucción Nº 3, a cargo de la juez Rosana Suárez, y por el hecho hay dos ciudadanos bolivianos que para los investigadores serían los más comprometidos.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!