CALETA OLIVIA (ADNSUR) - Juan Carlos tenía tres hijos pequeños de ocho, diez y doce años. "Quedaron sin su papá", dijo angustiado su hermano Jorge, quien fue el que confirmó a los medios que la persona encontrada debajo de un montículo de tierra blanda el lunes a la noche en un descampado ubicado inmediatamente al sur del puerto Caleta Paulase, se trataba de Juan Carlos Castro, quien estaba desaparecido desde el jueves.

Muchos de sus allegados, entre ellos amigos y compañeros de trabajo de una empresa de vigilancia, permanecieron durante toda la lluviosa noche del lunes esperando novedades en cercanías del sitio donde se detectó el montículo, inmediatamente al sur del perímetro a del puerto Caleta Paula y muy cerca del ex camping del gremio docente (ADOSAC).

El sospechoso montículo había sido ubicado durante un rastrillaje que realizaron a pie decenas de policías y si bien de manera insistente el jefe de la División Zona Norte de la Policía provincial, comisario inspector Carlos Bordón y luego el Superintendente de Seguridad, comisario mayor Dante Abboud, declinaban asegurar que allí había un cuerpo humano, las versiones ya eran insistentes en base a las informaciones que se habían filtrado y de las cuales se hicieron eco los familiares de la víctima.

Finalmente el martes a la mañana se hizo nuevamente presente el personal de Criminalística y con la presencia de varios testigos, entre ellos Miguel Castro (uno de los hermanos de Juan Carlos), y de la abogada particular de la familia, Carolina Sotomayor, se retiró la tierra blanda y apareció el cuerpo de Juan Carlos.

"Estaba con el pantalón que el tenía, encontraron el pulover y la remera, se ve que la habían tirado para el lado del mar, estaba con el torso todo descubierto, aparentemente tiene un golpe muy fuerte en la cabeza", dijo su hermano Jorge.

Juan Carlos –que mañana jueves cumpliría 42 años- tenía el torso desnudo y conservaba el pantalón de color mostaza. Tenía evidencias de haber sido golpeado con un elemento contundente en la cabeza, aunque en las próximas horas se hará la autopsia para determinar si fehacientemente presentaba otras heridas.

DOS DETENIDOS

Desde el Juzgado de Instrucción se había dado la orden de detención de un hombre y una mujer por ser sospechosos del brutal hecho de sangre.

Si bien persistió el hermetismo informativo, tanto en fuentes policiales como judiciales, trascendió que la mujer era la misma con la que se retiró la víctima y otro hermano de nombre Roberto del local nocturno “Mi China”, alrededor de las 5:30 del jueves.

Roberto se quedó en su domicilio y Juan Carlos le dijo que retornaría a su casa luego de dejar a la joven en la suya.

A partir de allí nada se supo de su paradero y el caso de desaparición fue denunciado ante la Seccional Segunda iniciándose al día siguiente la búsqueda oficial.

.