COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR)  - Este jueves se desarrolló una nueva jornada por el femicidio de Daniela Fernández Quelca. Su pareja, Eduardo Atanancio Pardo, es el único imputado en la causa calificada como “homicidio doblemente agravado, por el vínculo y por haber sido cometido por un hombre en contra de una mujer, mediando violencia de género (femicidio)” en calidad de “autor”. 

Este jueves declararon varios testigos conocidos de Eduardo Pardo, entre ellos compañeros de trabajo, ante el tribunal  integrado por los jueces Mónica García, Raquel Tassello y Jorge Odorisio

Uno de ellos recordó que el acusado renunció y después volvió a trabajar con ellos. Una tarde compartían unas cervezas y luego llamaron diciendo que lo estaban buscando a Eduardo porque la señora de él había fallecido. “Yo no fui”, le dijo y luego se fue a su casa porque tenía miedo.

Otro testigo contó que estuvo con él cuando un policía de civil llegó preguntándole si sabía algo de la muerte de su esposa. “Si vos sabes algo contanos”, le pidió en presencia de otros compañeros.  “No sé nada”, le contesta Atanacio Pardo. Entonces él le dijo, “si no tenés nada que ver, entonces tenés que hacer la denuncia” y lo acompañó hasta la Brigada.

Finalmente, otro testigo, relató que Pardo le contó que tenía dos hijas, estaba separándose y “que tenía mucho problemas con su ex pareja ya que la hostigaba, la seguía porque no aceptaba separarse”.

LA MATÓ CON UN BLOQUE

Daniela Fernández Quelca mantuvo una relación de pareja con el imputado Eduardo Atanacio Pardo desde principios de 2016, cuando ambos vinieron desde Bolivia a Comodoro. Esta relación fue signada por agresiones físicas y psicológicas de Atanacio Pardo hacia Fernández Quelca, las que se tornaban cada vez más graves hasta que la mujer  le pidió que se retire del domicilio. Esta decisión no fue aceptada por Atanacio Pardo quién continuó hostigándola  con intenciones de impedir que rehaga su vida.

Así en horas de la noche del 19 de junio de 2019, encontrándose ambos en el inquilinato de la calle Código 765, al 1700 del barrio Moure, donde residían en departamentos separados, Fernández Quelca y Atanacio Pardo comenzaron una nueva discusión. Ambos se retiran del lugar dejando a las hijas en el departamento de Fernández Quelca y en el transcurso de las 23.00 h. de ese día y las 8.00 h. del 20 de junio se dirigieron hacia la calle Ricardo Torá a la altura catastral del 2000, donde Atanacio Pardo tomó un bloque, y con claras intenciones de darle muerte, le asestó un golpe en la cabeza, causando la muerte de Fernández Quelca por traumatismo encéfalo craneano.