MONTEVIDEO (ADNSUR) - Este domingo por la mañana, la Policia de Uruguay halló los cuerpos de tres infantes de la marina nacional asesinados con tiros en la cabeza y sin sus armas, en un hecho que conmovió al país por su crudeza y causó lógica sorpresa y condena en las autoridades, las jefaturas militares y la dirigencia en general.

El ataque fue cometido esta madrugada en el barrio Cerro, en Montevideo, y los marinos ejecutados fueron identificados como Juan Manuel Escobar, Alex Guillenea y Alan Rodríguez, confirmaron fuentes policiales al diario El País. La Justicia investiga si hubo más robos, aparte de las pistolas reglamentarias.

Un infante de marina se había comunicado al 911 desde el Comando de Infantería para avisar que desconocidos habrían ingresado al destacamento y que encontró a los tres infantes sin signos vitales y sin sus armas de fuego.

La policía encontró a los militares muertos, dos de ellos en la guardia, con heridas de arma de fuego a la altura de la cabeza, y el tercero en una habitación tendido en un colchón con abundante sangrado. Fueron hallados los tres chalecos antibala y las armas largas, pero no las reglamentarias --tres pistolas 9 milímetros- que portaban los militares asesinados.

La fiscal de segundo turno, Mirta Morales, concurrió al lugar y dijo en rueda de prensa que no se descarta ninguna hipótesis. “Se encontraron tres muchachos muy jovencitos ultimados con disparos de arma de fuego. Había mucha sangre y no sé muy bien cuáles fueron las heridas”, señaló.

También adelantó que hay cámaras en el lugar y precisó que se puede contar con los videos para la investigación. Además, los infantes llevaban “un registro, como una especie de bitácora, que es objeto de investigación. Por ahora estamos haciendo las pruebas de rigor”.

En el lugar también se hizo presente el ministro de Defensa, Javier García, quien dijo en rueda de prensa que se había comunicado con las tres familias para expresarles “la solidaridad” del gobierno. Según explicó, los infantes custodiaban una “vieja base de radar” y cuidaban “el predio y el poco material que hay”.