PUERTO MADRYN - Festejar el "último primer día" es una moda que se instaló hace algunos años entre los adolescentes: aquellos que comienzan su último año de secundaria se reúnen a celebrar que ese primer día de clases será también el último que vivan. Si bien hay variadas actividades entre los jóvenes, la más usual es reunirse, pasar la noche despiertos y asistir a ese primer día sin dormir. El consumo de alcohol tampoco suele ser ajeno a esta celebración.

Pero en épocas de restricciones por la pandemia de coronavirus y protocolos sanitarios, las reuniones multitudinarias y sin distancia social están desaconsejadas. Por esto, la policía decidió intervenir y dispersar al centenar de adolescentes que se reunieron en la madrugada del lunes a metros del mar, en pleno centro de Puerto Madryn, pero fueron agredidos.

Sobre las 5:30 de la mañana, se congregaron frente al monumento a La Galesa unos 120 jóvenes para festejar su "último primer día". La convocatoria la habían realizado por redes sociales.

Cuando la Policía intentó disuadirlos de que regresen a sus casas, fueron agredidos verbalmente y con botellas, apunta Jornada.

Finalmente, efectivos policiales de tres divisiones -comisarías Tercera y Segunda y de la Sección Operaciones Policiales de la Policía del Chubut- intervinieron y dispersaron a los jóvenes sin que se produjeran detenciones u otras demoras.