EL CALAFATE (ADNSUR) -  Según el relato del joven de 19 años, Gutiérrez lo pasó a buscar por su casa el viernes pasado a las 19.30 a bordo de su camioneta. Luego, fueron a hacer compras al supermercado Distrisur y posteriormente se dirigieron a la casa del exsecretario de Cristina Kirchner. Admitió que tenía una relación con la víctima y negó que hayan discutido. "Teníamos una amistad con derecho a rose, pero nos estábamos conociendo" , expresó, según señaló el diario La Nación. 

"Me dio un recorrido por el interior de su vivienda y tomamos un champagne. En un momento dado recibió un llamado telefónico por parte de Marcelo Franco, donde este último le solicitaba unos dólares", aseguró Zaeta.

El joven afirmó que a las 22.30 regresó a su domicilio -Gutiérrez lo llevó en la camioneta- donde se reunió con dos de sus amigos, Facundo Gómez y Pedro Monzón. Zaeta dijo que desconocía dónde se había dirigido Guitérrez tras dejarlo en su vivienda.

Gutiérrez, el exsecretario privado de Cristina Kirchner que testificó contra ella en la causa de los cuadernos, apareció enterrado entre escombros en un terreno de El Calafate. Tenía un golpe en la cabeza y el cuello cortado.

Gutiérrez, de 46 años, había desaparecido el jueves y lo buscaban intensamente desde el día siguiente. Cuatro personas fueron detenidas por la policía de Santa Cruz antes del descubrimiento del cadáver.

Los investigadores del caso sospechan que los asesinos lo mataron en su casa (donde el viernes se habían encontrado rastros de sangre), lo subieron a su camioneta y lo trasladaron hasta otra casa, en cuyo fondo intentaron esconder los restos.

Los detenidos son cuatro jóvenes de entre 18 y 23 años. Por lo menos tres de ellos conocían a Gutiérrez y pertenecen a dos familias importantes de la ciudad, tanto por su actividad comercial como política, vinculada al kirchnerista Frente de la Victoria.