TUCUMÁN (ADNSUR) - Este jueves, Juan Gerardo Paz fue condenado en un juicio abreviado a 25 años de prisión tras admitir que asesinó a patadas y trompadas a su hijastra Abigail Luna, de dos años, porque hacía ruido y no podía concentrarse en sus estudios. El aberrante hecho ocurrió en una casa de la capital tucumana el 18 de octubre pasado, según informaron fuentes judiciales.

Según relató el fiscal Ignacio López Bustos durante el juicio, "tomó a golpes de puño y a patadas a la pequeña y por último le arrancó pelos a tirones. La causa de la muerte, según la autopsia, fue un traumatismo encefalocraneano".

"Lo único que puedo decir es que no medí las consecuencias", declaró el hombre durante la audiencia. "No me di cuenta de lo que estaba haciendo, no quería generarle daño a la mujer que amo", agregó a pesar de que su pareja y madre de la víctima lo acusó de violencia sistemática contra ella y sus hijas.

El proceso judicial abreviado se llevó a cabo esta semana y concluyó con una condena de 25 años de prisión contra Paz, que se logró a partir de un acuerdo entre las partes y fue avalado por el juez Pedro Roldán Vásquez, luego de que el sujeto reconociera su responsabilidad en el hecho durante la audiencia.

"Es muy importante haber logrado una pena que es ejemplar y también en el tiempo en que se consiguió, ese es uno de los beneficios que tiene el nuevo sistema para poder condenar con rapidez. El acuerdo y la conformidad que dio la madre de la víctima fue fundamental para poder cerrar el caso y no tener que continuar con el mismo durante años", indicó el fiscal.ç

Fuente: Minuto Uno