El hecho ocurrió este pasado jueves en la ciudad de Córdoba, donde se produjo un arrebato en pleno centro. La situación terminó con un delincuente reducido por la víctima, que lo retuvo en el suelo a la espera de la Policía.

Todo ocurrió en avenida Colón al 600, cuando un taxista detuvo su vehículo para entregar una encomienda en un conocido restaurante de esa cuadra. Cuando estaba regresando, se dio con un ladrón metido por la ventanilla del auto, que intentaba robarle su teléfono celular.

“Yo estaba haciendo entrega de unos paquetes en un reconocido restaurant. Como es difícil estacionar en la zona, frené en la parada del taxi. Me bajé con las encomiendas, tenía que caminar unos 20 metros. Antes de dejar el auto, subí los vidrios, pero no le puse llave”, comentó.

“Mientras estaba entregando los paquetes, ví a través de la ventana del local que una persona abrió la puerta de taxi y se metió. Entonces salí rápido, pero el chico inmediatamente se alejó del auto y empezó a caminar como si nada”, agregó el taxista en diálogo con La Voz del Interior.

“No hay horario para los robos”: bajó de su taxi para dejar una encomienda y un ladrón le quiso robar el celular

Sin embargo, el hombre no dudó, saltó sobre el malhechor y lo redujo en la vereda, a la vista de una decena de peatones.  “Yo no le grité, sólo lo agarré de la ropa y le dije que me devolviera lo que me había robado, el celular y la plata. Él sacó mi celular de su bolsillo y me pidió que lo dejara ir. Ahí lo empujé, porque no sabía si también tenía mi billetera con toda la recaudación. Pero en ningún momento lo agarré del cuello, sólo lo retuve. Él intentó escapar, ahí forcejeamos hasta que le puse la traba. Cayó al piso y quedó inmovilizado, entonces le pedí a la gente que llamara a la policía", añadió el conductor.

La víctima retuvo al individuo durante unos minutos hasta que dos agentes de seguridad ciudadana llegaron al lugar. “El ladrón le dijo a los policías que yo le había pegado, pero en ningún momento le pegué. Incluso la misma gente que estaba ahí le contó a los policías que yo no le había pegado. De todos modos ellos ya habían visto por las cámaras como habían sido los hechos”, explicó.

Al delincuente le encontraron cuatro teléfonos celulares y dinero en efectivo, pero no llegó a robar la billetera del taxista. “La gente se portó muy bien, ninguno quiso hacer justicia por mano propia. Todos esperamos que llegara la Policía. Este chico parecía un vendedor ambulante, tenía una caja con turrones”, profundizó el protagonista.

Por último, brindó una reflexión: “Esta situación es la que vivimos a diario los taxistas. La inseguridad es algo cotidiano. Estamos muy desprotegidos, no hay horario para los robos. Uno sale a trabajar todos los días, cada vez más horas por la situación del país, y terminamos siendo víctimas de estas personas”, culminó.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!