Este martes, Mauro Pertossi, padre de Ciro y Luciano -dos de los ocho acusados de asesinar Fernando Báez Sosa- habló en los Tribunales de Dolores.

Según informó La Nación, su declaración comenzó con las preguntas de Hugo Tomei, abogado defensor de los rugbiers imputados. Allí, Pertossi, relató las actividades de sus hijos.

"Luciano había terminado el secundario. Ciro había empezado el CBC para la carrera de Arquitectura. No nos alcanzaba el dinero para ayudarlos para irse de vacaciones y, entonces, hicieron changuitas" reveló el padre de los jóvenes acusados.

Por otra parte, explicó que los chicos fueron a Villa Gesell en el auto de Marcial Thomsen, padre de Máximo y en el de Matías Benicelli.

Ciro y Luciano Pertossi dos de los ocho acusados por el crimen de Fernando Báez Sosa
Ciro y Luciano Pertossi dos de los ocho acusados por el crimen de Fernando Báez Sosa

Luego, comenzó a llorar cuando recordó lo que sucedió después.

Por otro lado, conto su situación actual personal. “Después de 25 años de trabajo me desligaron, empecé de chico a trabajar. Ahora tengo otros problemas, no consigo trabajo, el sostén de la familia es mi esposa. Las cosas no salen bien, he recibido amenazas”, aseguró Pertossi.

Sin embargo, lo más llamativo, fue cuando se desentendió de lo sucedido. 

“Mis hijos no son asesinos. No puedo creer de lo que se los está acusando”, dijo el padre de Ciro y Luciano.

De esta forma intentó desligar a sus hijos del crimen de Fernando, mientras ellos lo escuchaban y lloraban.

Tras esas palabras, Mauro Pertossi finalizó su declaración.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!