CAPITAL FEDERAL (ADNSUR) - Melina Báez (29), hija de Lázaro, el dueño de Austral Construcciones, declaró en los tribunales federales de Comodoro Py y buscó desligarse de las maniobras vinculadas a la empresa constructora que fue una de las principales beneficiarias de obra pública en Santa Cruz durante el kirchnerismo.

"Mi papá sabía que a mí no me interesaba Austral Construcciones. Yo estudiaba acá (por Buenos Aires), tenía mis ideas y quería que le vaya bien, pero no era de mi interés", detalló Melina, la hija de Lázaro Báez, quien se encuentra detenido por "La ruta del dinero K", en la segunda audiencia de la causa por lavado de activos.

Negó tener participación accionaria en alguna sociedad ligada a Lázaro Báez y sostuvo que desconocía quién tenía a cargo la dirección de Austral Construcciones: "De eso se ocupaba mi papá".

"No sabía. Me enteré cuando salió en las noticias y cuando me imputaron en esta causa", aseguró la menor de los Báez al ser consultada sobre si estaba al tanto de su participación en el entramado de sociedades y cuentas vinculadas a Austral construcciones, informó TN este miércoles. 

La hija del empresario detenido había pedido declarar a principios de mayo en el juicio oral en el que también son juzgados sus hermanos Martín, Luciana y Leandro junto a su padre Lázaro, el contador Daniel Pérez Gadín, el financista Federico Elaskar, el arrepentido Leonardo Fariña y otros acusados.

Tanto ella, como Leandro Báez se habían negado a prestar declaración indagatoria en el inicio del juicio oral y público, pero cambiaron de decisión tras haber cambiado de abogados.