COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - Brenda Vargas estaba imputada por "homicidio doblemente agravado por ser cometido con alevosía y por ser con el concurso premeditado de dos o más personas en calidad de autor”, debiendo responder, en calidad de “co-autora”, responsable de la muerte de Néstor Vázquez, asesinado en medio de una interna de la UOCRA en 2014. Este viernes la justicia decidió absolverla.

En su verdecito los jueces Mónica García y Mariano Nicosia, y con el voto del juez Rosales redactado, consideraron que "no se advierte lesión laguna sobre las garantías y derechos de la imputada". También encontraron infundadas las denuncias de la defensa que "se habría violentado el principio de debido proceso, doble persecución penal y mucho menos el de juzgamiento en plazo razonable. Ya que Vargas no fue sujeta como imputada en ningún trámite anterior relacionado a esta causa, corresponde por ello no hacer lugar a la nulidad impetrada por la defensa".

El Tribunal comenzó a leer el veredicto de responsabilidad penal y antes que concluyeran, la madre de la víctima Olga Cañupán se descompensó y comenzó a provocar desmanes en el interior de la sala de audiencias.

"Me saqué y rompí los vidrios del Juzgado", dijo la mamá de Néstor Vázquez

"Siento mucha impotencia, mucho dolor", manifestó la mamá de Néstor Vázquez. Y reconoció que no pudieron terminar de dar el veredicto porque "me saqué, rompí los vidrios del Juzgado y me quisieron meter presa. Yo hice todos los desmanes porque esta lucha es mía", aseguró.

Olga expresó su bronca por la decisión del Tribunal: "Lo que presentó Fiscalía, nosotros y todos los testigos que llevamos no sirvió para nada. Quedó absuelta, el caso de mi hijo sigue impune y la justicia de Comodoro me da vergüenza".

La mujer indicó que "llevo una lucha de 7 años, yo sabía que con estos jueces iba a quedar el caso impune, hay cosas que realmente a mí no me cierran", manifestó.

EL HOMICIDIO 

Según el caso que fue reconstruido por la fiscalía, todo comenzó a finales de 2013 en el marco de los enfrentamientos entre facciones internas de la Unión Obrera de la Construcción de la República Argentina (UOCRA), que se disputaban la conducción del gremio. Una de las facciones era liderada por Luis Gortari y la otra por Raúl Silva.

De acuerdo al relato de la fiscalía, el 7 de febrero de 2014 se produjo un enfrentamiento armado entre ambas facciones en la sede gremial de calle Rawson 1405. La reconstrucción efectuada por los investigadores determinó que integrantes del grupo que respondían a Silva intercambiaron disparos con quienes respondía a Gortari, que se encontraba en el interior del edificio gremial.

A partir de ese incidente se sucedieron otros enfrentamientos armados y amenazas de muerte dirigidas a los integrantes del grupo conducido por Gortari, dos de cuyos integrantes resultaron ser los hermanos Néstor Vázquez y Miguel Vázquez.

Según la parte acusadora, en ese marco de alto grado de conflicto y violencia entre los grupos gremiales antagónicos, los que respondían a Silva planificaron dar muerte a Néstor Vázquez y con esa finalidad contactaron a Brenda Vargas, quien mantenía un vínculo de confianza con Vázquez. A ella le requirieron que participara de la organización para darle muerte, presuntamente a cambio de algún beneficio o retribución material posterior, y planificaron la emboscada.

La fiscalía sostiene que el 17 marzo de 2014, entre las 19 y las 21, Vargas llevó engañado a Vázquez al predio del Club Roca, ubicado en avenida Lisandro de la Latorre y calle Marinero López, del barrio Isidro Quiroga, en Comodoro Rivadavia. Allí Vargas le dio a fumar un cigarrillo de marihuana a Vázquez y producidos los efectos de la droga en él, ella avisó a los otros integrantes -aun no identificados- del grupo criminal, quienes llegaron al lugar, sorprendieron a la víctima, lo agredieron golpeándolo y lo maniataron. Luego, a instancias de Vargas, uno de los agresores le efectuó dos disparos a Vázquez con un arma tipo revólver, marca Tanque, calibre .32 largo.

Uno de los proyectiles ingresó en el tórax y otro en la cabeza de Vázquez, provocándole la muerte por “paro cardiorrespiratorio traumático debido a lesión cerebral provocado por el paso del proyectil”. Seguidamente Brenda Vargas junto a sus consortes de causa se retiraron del lugar huyendo a la ciudad de Sarmiento, lugar donde permanecieron. Posteriormente el día 18 de marzo de 2014, fue hallado el cuerpo de Néstor Fabián Vázquez en el predio.