María Rosales, propietaria de la parrilla "Don Pedro" de Trelew, contó que fue desfigurada y quedó impedida de trabajar por tres meses en los numerosos asaltos de los que fue víctima tanto en su comercio como en su casa en estos últimos años.

Con papeles en mano, Rosales se quejó de que la Justicia aún no le entregó una máquina de coser nueva y una plancha que le robaron en uno de los tantos delitos en los que delincuentes la golpearon y le desfiguraron el rostro.

“Me han desfigurado y le puedo mostrar las fotos, estuve casi tres meses sin trabajar. Le voy a mostrar una nota que la Policía me dio el número de causa para que vaya recuperar mis cosas; no solo me asaltaron en el trabajo sino que me robaron en mi casa. Acá está el número de causa me dijeron ya la vamos a llamar. Yo quiero que me entreguen mis cosas, la Fiscalía me mandó a casa", contó la mujer.

También Rosales en su queja les pidió a las autoridades de la Unidad Regional que le digan de frente si van a sacar o no la casilla de vigilancia de la ruta 25 frente a la Parrilla “Don Pedro”, que el ex ministro de Seguridad Federico Massoni dispuso que colocaran para hacer frente a la escalada delictiva en la zona.

Al ser consultada, Rosales no dudó que “desde que fue Massoni están pasando muchas cosas. Creo que vamos peor que antes, vamos para atrás. Cuando estaba Massoni había más patrullajes y más controles, y ahora volvió la delincuencia".

La comerciante señaló que "hoy la estoy peleando porque tenemos un puesto policial frente al negocio y lo quieren levantar que lo pusieron en el último asalto que tuvimos. Cuando no estaba ese puesto rompían los vidrios de los autos de los clientes y robaban”.

“Me han desfigurado, estuve tres meses sin trabajar”, el dramático pedido a la Policía y a la Justicia de la dueña de la parrilla “Don Pedro”

VIOLENTO ATRACO AL CAMIONERO

El año pasado Rosales fue víctima de un violento asalto en la parrilla "Don Pedro" en el que golpearon a un camionero al que le robaron una cuantiosa suma de dinero. El hecho que tuvo fuertes implicancias políticas en el Valle, fue la gota que rebalsó el vaso e hizo que comerciantes, y autoridades políticas se juntaran para intentar poner fin al conflicto.

En la reunión en la Cicech, este miércoles a la noche, Rosales advirtió que con el recambio de autoridades ahora pretenden quitar la casilla policial que consideró que permitió frenar los robos.

“No puede ser que cada vez que asume un nuevo jefe de policía me caigan dos veces en el día torturándome y diciéndome que la van a levantar que no cumple ninguna función según ellos. Yo le dio que esta cumpliendo una función, porque desde que está esa casilla no nos asaltaron más, no rompieron los vidrios, no asaltaron a los camioneros que estaban cargando combustible en la estación de servicio y no roban en los barrios”, destacó Rosales.

DURO RECLAMO A JUECES Y FISCALES

Por otro lado, Rosales hizo un enfático pedido a los jueces y fiscales para que salgan de sus despachos y hablen cara a cara con los vecinos de Trelew que están padeciendo los reiterados hechos de inseguridad.

La mujer se excusó que quizá cada vez que habla en público no encuentra las palabras adecuadas –el año pasado tuvo fuertes reproches al intendente Maderna-, pero aseguró que ella puede atestiguar mejor que nadie cómo los vecinos padecen a los delincuentes.

“Les hablo desde mi ignorancia, pero con mucha experiencia en el robo por todo lo que me ha pasado. Sería muy bueno, es una sugerencia desde mi ignorancia, ¿por qué no traen a los jueces y a los fiscales? Así como ellos son tan buenos para decirle a los policías agarrá el móvil y llevá a tener sexo al chorro que está preso, también que lo haga por nosotros los que le pagamos el sueldo”, se despachó Rosales.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!