El episodio tuvo lugar en Ciudad Evita, en el cruce de la avenida Eva Perón y Maracaná, alrededor de las 17:30 del miércoles. Un llamado telefónico alertó a la policía acerca de un menor de edad herido: una mujer escuchó disparos y vio al niño tirado despidiendo sangre por la boca.

El niño fue trasladado al Hospital Ballestrini en un vehículo particular, debido a que la ambulancia se demoró. Lo ingresaron consciente al centro de salud y los médicos constataron que se encontraba fuera de peligro, aunque tenía una herida de bala en el pómulo derecho. Luego fue trasladado al Hospital Italiano en Capital Federal, donde aseguran que se recupera favorablemente.

«Mamá, me pegaron un tiro, estoy en el chino», alcanzó a decirle el niño 12 años que fue herido de un balazo en el rostro a su madre, Natalia.

Una testigo del ataque, confirmó en diálogo con TN que el chico caminaba por la vereda cuando dos jóvenes que se desplazaban en el mismo sentido lo abordaron desde atrás, disparándole. Según la mujer, los sospechosos se dieron a la fuga sin robarle ninguna pertenencia.

En la tarde del jueves identificaron a los delincuentes que atacaron al niño: los investigadores sostienen la hipótesis de que se les escapó el disparo. Durante la investigación se llevó a cabo un relevamiento de las cámaras de seguridad en la zona, y especialistas creen que los responsables serían vecinos del barrio 22 de enero.

Avenida Perón al 1500, de Ciudad Evita. Foto: captura Street View.
Avenida Perón al 1500, de Ciudad Evita. Foto: captura Street View.

En el caso interviene el doctor Fernando Garate, de la Fiscalía Descentralizada N° 1 de Gregorio de Laferrere. Según pudo conocer Infobae, el ataque no quedó registrado en las cámaras de seguridad de la zona, sin embargo, la tarea de los detectives dejó en la mira a dos sospechosos: creen que quisieron robarle la mochila.

“Son delincuentes muy jóvenes, posiblemente uno de ellos menor de edad. Se fueron corriendo sin llevarse nada", dijeron los investigadores. Una de las hipótesis apunta a que por su “inexperiencia” y nervios de la situación, hayan disparado de forma accidental.

Mientras tanto la Policía busca a los delincuentes, que se movilizaban a pie, en domicilios cercanos. Investigadores mencionaron la posibilidad de que sean vecinos del barrio 22 de enero, también ubicado en Ciudad Evita.

EL NENE SE RECUPERA

El niño fue asistido en un primer momento por una joven empleada de una pollería de la zona. La testigo contó a Infobae: “Yo estaba trabajando en el fondo, escuché el disparo y no vi a nadie en la puerta. Salí y lo vi que se apoyó contra una pared y empezó a perder sangre por la boca”. La mujer lo ayudó utilizando su delantal para tapar la herida, con el objetivo de detener el sangrado.

Luego de ser atendido en el Hospital Ballestrini, fue trasladado al Hospital Italiano, donde los médicos aseguran que se recupera favorablemente.

Natalia, su mamá, contó el drama que vive la familia: «No le sacaron nada, es pura maldad, no puedo entender, le pegan un tiro», dijo llorando, tras lo cual agregó: «Sentí que mi mundo se partió, mi corazón está partido, si bien no me quitaron la vida de mi hijo, nos truncaron los proyectos, es como que ya nada tiene sentido».

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!