El miércoles 2 de noviembre, sobre las 7 de la mañana, el departamento en el que Álvaro y Mariela se alojaban en La Plata comenzó a incendiarse. Según trascendió, las llamas se originaron por el desperfecto en un dispositivo electrónico que se encontraba cargando. Los vecinos trataron de ayudarlos y sacarlos antes que llegaran los bomberos, pero no pudieron.

Cuando los jóvenes lograron ser retirados por personal de bomberos voluntarios ya habían inhalado una gran cantidad de humo y sufrido importantes quemaduras. Álvaro falleció horas después, mientras Mariela sigue luchando por su vida en terapia intensiva. Sus vías aéreas están muy comprometidas por el humo inhalado, y eso agrava el cuadro.

Mariela había viajado para ver el recital de Coldplay. La entrada que había comprado se revendió para ayudar a recaudar fondos para lo que será su larga recuperación. Además, desde el entorno de Mariela organizaron una colecta.

A través de las redes sociales, Fabi Campillay, hermano de Mariela, comparte las novedades del estado de salud y parte médico. "Mariela es una leona y le está metiendo toda la garra", dijo el viernes, y este domingo brindó una nueva actualización, destacando que aunque no hay mejorías, que no empeore su estado ya es algo bueno.

“Hoy nos informan que Mari continua igual que estos últimos días, sigue en estado crítico. Lo positivo es que sigue igual que ayer, y no peor que ayer. Hay que tener paciencia, esto es el día a día. Gracias a todos”, publicó.

Del Instagram de fabi.campillay
¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!