La jueza de Garantías, Verónica Chicón, expuso que la portera de una escuela de 25 de Mayo, en San Juan, identificada como Paola Fabiana Tejada, acusada de abusar de un menor, quedará detenida durante dos meses. El mismo plazo fue dispuesto para su cómplice, el hombre que grabó las escenas que luego se volvieron virales.

Según revelaron, la mujer irá al Penal de Chimba. Por su parte, la investigación penal preparatoria (IPP) se extenderá por un año.

A Tejada la acusan de los delitos de exhibiciones obscenas agravadas, divulgación y reproducción de representación de un menor de 18 años dedicado a actividades sexuales explícitas y corrupción de Menores. Por su parte, a Sebastián Tapia (el cómplice), de producción, publicación y divulgación de toda representación dedicado a actividades sexuales explícitas y corrupción de menores, en concurso ideal.

En el mismo fallo, la jueza enunció las pruebas con que cuenta el Ministerio Público Fiscal. Entre ellas enumeró: la denuncia de un profesor de la escuela, el mismo que aportó el video y las fotografías en los que se observa a la mujer abusando del menor y se escucha la arenga de Tapia; el secuestro de la ropa que utilizó Tejada en las imágenes; tres celulares y las declaraciones de los padres de la víctima.

Los padres afirmaron que tomaron conocimiento de las imágenes el pasado sábado, cuando se empezaron a viralizar por las redes sociales. Sin embargo, no quisieron hacer la denuncia porque su hijo se los pidió para no ser expuesto en las redes.

Otro dato importante que aportaron es que, tras ver el video, los padres se comunicaron con Tejada, la que les dijo que se "trataba de un juego y una broma". También, los fiscales cuentan con unas encuestas socioambientales sobre el domicilio de la acusada, las que determinaron que allí ya se habían practicado otras reuniones con menores de edad, en los fines de semana anteriores.

Por otro lado, la jueza justificó la prisión preventiva afirmando que se podría producir la "peligrosidad procesal de entorpecimiento de la investigación teniendo en cuenta los testimonios que restan por producir, principalmente de los dos niños, y que de los mismos pueden surgir nuevas líneas de investigación". Es decir, en la Justicia temen que los imputados, de quedar libre, puedan influir en los testimonios de los niños sabiendo que tienen trato cotidiano con ellos.

Por último, expresó que es imposible prohibir la circulación de las imágenes ya que "no todas las empresas de Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC), tienen radicación en Argentina, y además los servidores donde se alojan dicho material tampoco lo están". Concluyó apelando a la conciencia de los ciudadanos para que el video y las fotos desaparezcan de las redes sociales.

Fuente: Tiempo de San Juan