CAPITAL FEDERAL - La Cámara de Apelaciones de Dolores elevó a juicio oral la causa que tiene como imputado al músico Rubén Castiñeiras, más conocido como “El Pepo”, por el accidente vial en el que murieron dos de sus músicos y por el cual está cumpliendo prisión domiciliaria, informaron el domingo fuentes judiciales.

El tribunal de Dolores rechazó el pasado viernes el recurso de apelación interpuesto por la defensa de Castiñeiras y el pedido de sobreseimiento de la causa, mientras hizo lugar a la solicitud de elevación a juicio oral del juez de Garantías, Mariano Cazeaux.

Según la resolución, a la que tuvo acceso la agencia de noticias Télam, la Justicia confirmó la imputación sobre “El Pepo” basándose en seis agravantes al artículo 84 del Código Penal. Por esa razón, el cantante de cumbia quedó imputado por “homicidio culposo sextuplemente agravado por la conducción imprudente, negligente y antirreglamentaria de un vehículo con motor, conducir bajo los efectos de estupefacientes y alcohol en sangre, a un exceso de velocidad de más de 30 km/h. de la velocidad máxima permitida en el lugar, por mediar culpa temeraria y por ser más de una las víctimas fatales”.

Además, la Cámara no hizo lugar a la apelación realizada por el abogado defensor Marino Cid Aparicio, el mismo letrado de Jorge Ríos el jubilado de 71 años que mató a un ladrón en Quilmes, para que la causa no sea elevada a juicio luego de que la fiscal Verónica Raggio dejara por escrito que sufrió “hostigamiento” por parte del particular damnificado cuando apeló la prisión domiciliaria otorgada a “El Pepo”.

El abogado querellante Marcelo Biondi dijo que “la defensa excede en la cuestión técnica al plantear una nulidad por manifestar que la fiscal fue coaccionada por las víctimas”.”Es una locura jurídica sin pruebas porque nunca existió ningún hecho delictivo y es inaceptable e infundado lo planteado, una falta de ética hacia el respeto que merecen las víctimas”, aseguró.Según fuentes judiciales consultadas por Télam, el juicio oral puede llevarse a cabo el año que viene “salvo que se defina hacer un juicio abreviado”.

La causa contra “El Pepo” se inició el 20 de julio de 2019 cuando fallecieron el trompetista Ignacio Abosaleh y el asistente Nicolás Carabajal luego de que la camioneta que manejaba “El Pepo” volcara en la ruta provincial 63, a la altura de la localidad bonaerense de Dolores. Los peritos determinaron, tras las tareas investigativas, que el cantante de cumbia dio positivo de marihuana y cocaína en sangre mientras conducía a 139 kilómetros por hora en un tramo en el que la velocidad máxima era de 80.

“El Pepo”, el 4 de enero pasado mantuvo una entrevista exclusiva con Infobae a pocos días de haber sido beneficiado con la presión domiciliaria, en la que contó: “Fue muy feo lo que sucedió, y me hizo tomar cosas en cuenta. Haber sido tan débil en un montón de situaciones, no haber escuchado a la gente que quiere lo mejor para mi desde siempre, elegir caminos equivocados”.

Luego, habló de cómo recayó en las drogas, ya que antes del accidente había dicho que estaba recuperado, pero al momento del choque, “El Pepo” conducía bebiendo vodka. “Por débil, por darle cabida a cosas que me hacen mal, por dejar puertas abiertas. Este regreso aliviado a mi casa me encuentra con la posibilidad de encarar un tratamiento acorde a mi enfermedad, porque soy consciente que tengo una enfermedad. Si bien la peleo desde hace muchos años no soy constante y eso me lleva a recaer”.

Después, con respecto a los familiares de las víctimas, expresó: “Les pediría perdón por el hecho de ser yo el que manejaba la camioneta. Les pediría disculpas por el video que tanto salió por todos lados, el cual yo lo que manifesté, lo manifesté en un momento de shock”.