Quería recordar que este hospital forma parte de un proyecto por el cual se justificó, en su momento, la contracción de deuda en la provincia del Chubut, de la colocación del bono BODIC II del gobierno de Martín Buzzi, por un total de 89 millones de dólares, que el justificativo para tomar esa deuda era la construcción de dos hospitales modelos y modernos de última tecnología.

Uno en la ciudad de Trelew... ¿el otro sabes dónde? en Comodoro Rivadavia. Y vemos que, transcurrido el plazo, el BODIC II se está terminando de cancelar, como parte del obsceno endeudamiento que tiene la provincia del Chubut, lamentablemente, y en buena hora que avanzó el proyecto de Trelew, pero no tuvo la misma suerte nuestra ciudad.

Donde el proyecto del hospital nuevo, por el cual se justificó ese monto de deuda de casi 90 millones de dólares es, poco menos que, el cartón pintado. Ni siquiera eso, no llegó a ver siquiera un cartel.

Parte de las decisiones políticas de los últimos años, parte de lo que se hace con las regalías provinciales que se generan desde Comodoro Rivadavia, con las regalías petroleras que se generan desde la ciudad, que mayormente se han utilizado para respaldar el creciente endeudamiento de los últimos años.

Mientras, aquí miramos como felizmente se avanza en otros puntos de la provincia, pero en Comodoro Rivadavia siempre a la espera de las decisiones de la provincia.

Eso sí, el dato preocupante es que faltan 40 millones de dólares para terminarlo se dice hoy, se suponía que con 40 millones de dólares cuando se justificó esta deuda se construía un hospital completo.