Sigo sorprendido por los alcances de este proyecto de ley ingresado en la legislatura ayer, que, a propuesta de un diputado provincial del bloque Integrando Chubut, Sebastián López, que antes pertenecía al PRO, pero que fue expulsado por aquel vídeo vinculado a cuestiones de la minería, dice, esta última localidad, en referencia a Comodoro Rivadavia debería ser una más en el reparto de las regalías petroleras. 

Porque está apuntando a modificar precisamente el sistema de distribución de las regalías hidrocarburíferas en la provincia, reduciendo el porcentaje que recibe actualmente Comodoro Rivadavia.

Cuesta creer que sea iniciativa también de un único diputado, es probable que esto esté respondiendo al interés de otros líderes políticos de otros puntos de la provincia que, quizás han encontrado una punta de lanza para plantear está  discusión qué tiene que ver con dar precisamente un debate sobre la manta corta, sobre la frazada siempre insuficiente de los recursos.

Y habla este proyecto a medida que uno lo lee, encierra este proyecto, un prejuicio como si Comodoro Rivadavia fuera la ciudad privilegiada de la provincia por ser el origen, precisamente, de la actividad petrolera.

Días atrás decíamos en este mismo espacio que, en los últimos 20 años, donde hemos visto la falta de funcionamiento de muchísimas escuelas y este año gran cantidad de edificios escolares sin funcionar, más que por la pandemia, por razones precisamente vinculadas a falta de inversión en infraestructura, en los últimos 15 a 20 años, reconocido por funcionarios provinciales, incluso hasta el gobernador ha dichos en los últimos días este dato. Como si mencionarlo restara gravedad al problema y en el mismo periodo, esta ciudad, esta región sur generaba cuatro mil millones de dólares para toda la provincia del Chubut.

Recordemos que la provincia se queda con el 84% del total y después el 16%  se reparte entre los municipios, y ahí es donde Comodoro Rivadavia, por ser originaria del recurso, recibe una proporción mayor.

En ese contexto, con cuatro mil millones de dólares generados en veinte años, insisto, hemos tenido escuelas sin inversión en infraestructura y explica por qué muchas de ellas hoy no tienen siquiera un sistema de calefacción para poder funcionar.

El hecho de dar este tipo de discusiones, creo yo, que está reflejando incapacidad para generar discusiones de fondo que tiendan a cambiar el esquema productivo de la provincia, incorporar otro tipo de actividades de un modo sustentable y transformar los ejes que dependen casi exclusivamente de la actividad petrolera.

Mientras no haya esa capacidad, mientras no haya nuevos liderazgos, seguiremos peleando por una manta, por una frazada siempre corro.