El sexo tántrico es energía administrada para encontrar placer, el secreto es estar presente en el aquí y ahora, sin pasado ni futuro. "Es una práctica espiritual proveniente de la filosofía budista" explica Georgina Bonifacio, psicóloga y canalizadora. Quien invita a explorar de manera sagrada tu cuerpo y el del otro, también a conectarse con la mirada.

El tantra, es aplicable a la energía sexual, esta filosofía budista (aplicable a la sexualidad, no a la genitalidad) te invita a estar presente y consciente en el aquí y ahora, a vivir el momento presente de alguna manera, expresa Bonifacio.

"Cuando lo llevamos a un plano sexual, el tantra también te invita a que estés presente, sin pasado, sin futuro, sin preocupaciones", indicó.

¿Qué es lo que trabaja el tantra?

Busca experimentar a través del "yoni" (que son los órganos femeninos) y el "lingham" (que es la manera de nombrar a los órganos masculinos) poder llegar a un estado de fusión energética, donde permita de alguna manera expandir el estado de conciencia.

Por eso, hay dos cuestiones muy importantes dentro de una práctica tántrica sexual:

 Tener presente la expansión de los chakras más "cercanos a la tierra" que son: la genitalidad, el pupo y el que está cerca del estómago. Poder subir toda esa energía sexual hacia los chakras más elevados, hacia los otros centros de energía, que son: corazón, garganta, frente y coronilla, o la base de la cabeza.

✨Eso, según la canalizadora, permite que la energía sexual aumente y expanda el campo energético y de sentido y también ayuda a dominar lo que se llama el orgasmo.

¿Qué es dominar el orgasmo? 

Es no derramar energías, poder llegar a experimentar el estado mas elevado del placer sexual, sin eyacular. Para llegar a esto, Georgina Bonifacio explica que "primero si uno está con otra persona, que también se lo puede invitar a que se haga esta práctica, lleva años y es un proceso muy profundo".

Uno tiene que prestar total atención en la plenitud del ser del otro, hay una entrega, plenamente en quien sos sin prejuicios. Y llegar a una vida mucho más plena, porque al no derramar energías, al poder elevar esta frecuencia sexual y expandir energéticamente todo lo que somos, "nos lleva a experimentar una vida mas plena, mas espiritual, de unión sexual, de forma humana, porque ya no pasa a ser un contacto tan solo fisico, ni con uno mismo ni con un otro, una práctica espiritual. Y eso es lo maravilloso del tantra".

Para llegar a una práctica sexual tántrica, uno tiene que estar en conocimiento o informado, porque empieza a tratar a ese encuentro sexual como un encuentro espiritual de dos personas donde su cuerpo es su templo, y donde esa energía no es una energía que nos permite el movimiento físico, nos permite la creación misma,no de un hijo sino de la creación de nuestra realidad.

Entonces, la psicóloga puntualiza en que sí se necesita una práctica, y se necesita una guía, alguien que te lleve a poder entender estos espacios, a poder abrir tus chakras, a generar algo que se llama masaje energético, que es "permitiéndote entrar en ese espacio sagrado, en esa amplicación de conciencia". 

Georgina Bonifacio, en su experiencia personal cuenta: "yo estaba en una conferencia en Bolivia, y se acercó un maestro colombiano que hacía muchos años vivía, y me regala dos libros, y me dice me parece 'Georgina que para esto que hacés, tendrías que conectarte con la energía de la diosa'. Yo cuando abrí el libro y lo primero que vi fueron posiciones sexuales, ya me entró el prejuicio, empecé a borrar con el hoponopono, despues presenté resistencia y después me dio curiosidad. Esto me llevó más o menos dos meses, empecé a leer, y cuando empecé a leer wow, me encontré con algo que me gustaria experimentar.  Para la próxima vez que fui, que fue a los dos meses, volví a contactarme con Gerónimo, que es el maestro en el tantra y le empecé a preguntar las dudas, y cómo hacía, y cómo lo logro. Y bueno, me fui encontrando, de sacar todos mis prejuicios, mis resistencias, mis conflictos interiores, todo lo que yo creía que era la manera de encontrar un encuentro sexual con un otro, y te vas expandiendo, te vas liberando de lo que creemos además que es el sexo, y lo vas transformando en una práctica espiritual. Y cuando es con un otro, es maravilloso". 

Desde la enseñanza que tuvo, Georgina explicó que el sexo tántrico en grupos no es viable al trabajar esta práctica espiritual a la energía sexual como una energía sagrada. Justamente porque cuando se comparte con un otro, el aspecto femenino y  masculino sería como "Shiva y Shakti", del "dios/ diosa".  

"También es una invitación a esas parejas que quieren recibir esta iluminación espiritual sexual de alguna manera", expresó.

✨ ¿Cómo se aprende? ¿Quiénes pueden acceder?

Para las personas que tienen alguna dificultad física o algún orden de discapacidad física, no solamente en los órganos sexuales sino en alguna parte de su cuerpo, es una manera muy amorosa de conectar con la energía sexual, llegando a un estado de plenitud sin el coito en sí mismo, sin derramar estas energías a través de la eyaculación. 

Un mensaje de la psicóloga y canalizadora: "Intenten explorar con un otro el cuerpo pero de manera sagrada, sepan que no es solamente un aspecto físico sino que es un aspecto álmico, espiritual en el otro. Prueben esto, conéctense muchísimo más con la mirada, traten de estar presentes con la respiración, no apuren un encuentro, traten de tomarse todo el tiempo posible, haganlo lo mas durarero posible, olvidense del tiempo. Y ese es una manera de empezar a entrar en esa energía, fijémosnos, si practican esto, si encuentra diferencia con las veces anteriores. Para que puedan convertir ese encuentro sexual físico en un encuentro espiritual, algo muchisimo más sagrado de lo que es para ustedes".