Tulio Beloqui tiene 32 años y vive en Oslo desde el 2017. Reconoce que "acá se vive muy tranquilo", y señala que es esa misma estabilidad, ese "las cosas están bien así, para qué cambiar", una posible causa de que se muestren algo distantes a la hora de conocer gente. Eso les complica un poco a los extranjeros integrarse a la sociedad, sobre todo a los latinos, con una forma de vincularse completamente opuesta. Sin embargo, resalta el sentimiento de comunidad que existe incluso en ciudades grandes, como su capital, y su predisposición a colaborar para encontrar la solución a cualquier problema. Escuchá su historia en este episodio de "Comodorenses por el Mundo"

Si no tenés Spotify, podés escucharlo acá.

Tulio es es programador y trabajaba desde Argentina como freelancer para un startup noruego. Visitó ese país por primera vez en 2015 "y pegué buena onda con la gente de la oficina... la experiencia estuvo bien pero no me gustó mucho porque estaba oscuro todo el día", recuerda sobre su primer contacto con el invierno escandinavo.

Pero para 2016, cuando volvió, era verano y ya comenzaba a tomar fuerza la idea de mudarse a Oslo, su capital, lo que haría al año siguiente.

"Siempre quise vivir afuera, la idea nunca fue irme por la situación del país, sino para vivir una experiencia profesional y personal. Antes de irme a Oslo estuve viviendo en Buenos Aires, era como el siguiente paso lógico".

"Oslo es una ciudad medianamente pequeña, tiene 600 mil y pico de habitantes, uno puede sentirse que vive en la capital porque es distinto al resto, pero no es tan multicultural como Buenos Aires", cuenta, y menciona que "hay muchas cosas que funcionan muy bien, acá se vive muy tranquilo -cada uno en lo suyo- eso llama mucho la atención, pero es sólo una parte de lo que es vivir acá porque culturalmente son completamente distintos a nosotros".

Tulio, un comodorense en Noruega: "todo está limpio, ordenado y funciona"

Tulio habla de la dificultad de pode "conectar" con la gente, de la distancia personal que manejan a pesar de que muestran un gran sentido de comunidad y una asombrosa predisposición para colaborar y solucionar cualquier inconveniente, laboral o personal... diferencias culturales que se balancean con algunas de las otras cosas que ofrece el país. 

"Muchos inmigrantes como yo están muy enfocados en vivir la 'experiencia Noruega', el vivir en la naturaleza, acampar, ir a pescar... pude hacer algunas amistades y lo valoro mucho, en principio es juntarse con otros latinos, que en ese sentido somos muy hermanos y nos tratamos de ayudar entre todos"

"Lo que mas se extraña son los domingos en familia, la costumbre de juntarse y que tus amigos vengan y reunirse todos con tu familia... esa conectividad que tenemos se valora mucho, es algo que nosotros damos por hecho y en Noruega y otras partes de Europa no existe".
 

🗺¿QUÉ ES "COMODORENSES POR EL MUNDO"?

"Comodorenses por el Mundo" es un podcast de ADNSUR, conducido por Rocío Barquín, que apunta a conocer cuál es la historia detrás de los comodorenses que decidieron continuar sus vidas lejos de esta ciudad.

Quien no escuchó la frase "Dios los cría y ellos se juntan"... Comodoro, la ciudad del viento, tiene su propia versión "Dios los cría y el viento los amontona". Pero no siempre. Hay comodorenses que eligen que el viento sea la fuerza impulsora que los desparrame por el mundo. Historias de decisiones, desafíos, propuestas, romances y aventuras.

🎙Te invitamos a escuchar todos los episodios de "Comodorenses por el Mundo" y a suscribirte para que no te pierdas ninguno: podés hacerlo en la plataforma de SPOTIFY o por GOOGLE PODCAST.

📺 En YouTube Ahora también podés escuchar todas las historias de "Comodorenses por el Mundo" en el Canal de ADNSUR. Hacé click acá.

🎶 La playlist de Comodorenses por el Mundo ¿Qué escuchan los comodorenses que están viviendo en otros países? Eso les preguntamos a los protagonistas de cada episodio de este podcast de ADNSUR, y en esta lista están sus respuestas

Comodorenses por el mundo
¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!