Después trabajar 5 temporadas en el Club Gimnasia y Esgrima, Juan Manuel Hernández decidió probar suerte en España y se mudó con su familia a Bilbao. Sin embargo, una propuesta laboral lo llevó a Suecia, donde vive hace algunos meses. 

El idioma no fue una barrera imposible de franquear, tanto el euskera del País Vasco como el inglés que usa para comunicarse en Suecia, pero lo que sí será imposible -asegura- será acostumbrarse al olor de los arenques fermentados, que huelen como basura olvidada al sol y que para los suecos son una delicia de su gastronomía.

 Escuchá su historia en este episodio de “Comodorenses por el mundo”, el podcast de ADNSUR. 

Si no tenés Spotify, podés escucharla en Google Podcast.

"En Suecia comen a las 6 de la tarde, yo todavía estoy tomando mate a esa hora", cuenta Juan Manuel

"El primer destino fue España... en la pandemia habíamos pensado en venirnos, por el tema del idioma, y yo tenía la ciudadanía", cuenta Juan Manuel. En Bilbao se instaló con su compañera y su hijo Juani, de 4 años. Pero el destino lo llevó a cruzar otro “charco” y hace dos meses que no los ve, ya que se fue a Suecia por una oferta de trabajo que comenzó como temporal pero se convirtió en permanente.

Así terminó viviendo en Nässjö, sur de Suecia, -ciudad que explica que es “una Rada Tilly europeizada” y donde hay "un barrio que es muy parecido a Km.3- trabajando en un club de básquet de primera división, y haciendo todos los trámites para que pronto su familia lo acompañe. Además, trabaja en un club de fútbol en la ciudad de Jönköping, a unos 40 km de distancia.

"Antes de salir de Comodoro le escribí a todos mis contactos en redes sociales, fisioterapeutas y entrenadores físicos españoles para mandar currículum", dice, y recuerda una de las entrevistas, en un club donde el requerimiento era hablar inglés:

"Me mande ciego... fui a ingles de chico, a los 14 dejé y nunca más retomé. Me sorprendí, tengo buena pronunciación, lo que me falta es la fluidez, que del cerebro me baje al dialogo", se ríe. 

"En Suecia comen a las 6 de la tarde, yo todavía estoy tomando mate a esa hora", cuenta Juan Manuel

A pesar de esos “tropezones" con el ingles, comunicarse no fue problema. “Hasta la cajera del supermercado te habla en inglés… primero te hablan en sueco pero cuando le digo que hablo inglés es increíble lo rápido que cambian el chip…es que tienen inglés durante toda la escuela, y en la secundaria tienen que elegir un tercer idioma, que puede ser español o chino mandarín, así que muchos de los jugadores por ahí me hablan en español para practicarlo”.

Sin embargo, el idioma provocó un mal entendido que dejó una “impresión” difícil de olvidar, sobre todo “olfativa”: “Pedí una pizza, entendí que era cuatro quesos pero era cuatro estaciones, y la cuatro eran de pescado… cuando abrí la caja, la tuve que sacar de la habitación porque no se podía estar”.

Es que el ingrediente estrella de esa pizza era el 'surströmming', arenques del Mar Báltico fermentados durante días al sol, que huelen como basura podrida pero que ellos consideran una delicia. “Lo comen como un paté, lo untan en las galletitas, es espantoso el olor, a ellos les encanta”.

"En Suecia comen a las 6 de la tarde, yo todavía estoy tomando mate a esa hora", cuenta Juan Manuel

Más allá de esa especialidad gastronómica única, menciona que en los supermercados pueden conseguirse productos similares a los que consumía en Argentina, como pan rallado (algo que en España le había constado encontrar) y carne para milanesas, o polenta. Eso sí, la comida sueca es mucho mas especiada y picante.

Y cenan temprano, eso es algo que le llamó la atención. "En Suecia comen a las 6 de la tarde, yo todavía estoy tomando mate a esa hora", dice, y señala que también su día comienza más temprano: “acá a las 4:30 de la mañana ya están abiertos los gimnasios”.

Juanma cuenta su experiencia en un aeropuerto -casi a lo “Tom Hanks”- y habla de una sociedad donde no es fácil encontrar alquiler porque la mayoría tiene la posibilidad de comprar su vivienda, donde las comunidades se concentran en distintos sectores y los sueldos son elevados, aunque también el costo de vida.  Escuchá su historia en este episodio de “Comodorenses por el mundo”, el podcast de ADNSUR. 

"En Suecia comen a las 6 de la tarde, yo todavía estoy tomando mate a esa hora", cuenta Juan Manuel

🗺¿QUÉ ES "COMODORENSES POR EL MUNDO"?

"Comodorenses por el Mundo" es un podcast de ADNSUR, conducido por Rocío Barquín, que apunta a conocer cuál es la historia detrás de los comodorenses que decidieron continuar sus vidas lejos de esta ciudad.

Quien no escuchó la frase "Dios los cría y ellos se juntan"... Comodoro, la ciudad del viento, tiene su propia versión "Dios los cría y el viento los amontona". Pero no siempre. Hay comodorenses que eligen que el viento sea la fuerza impulsora que los desparrame por el mundo. Historias de decisiones, desafíos, propuestas, romances y aventuras.

🎙Te invitamos a escuchar todos los episodios de "Comodorenses por el Mundo" y a suscribirte para que no te pierdas ninguno: podés hacerlo en la plataforma de SPOTIFY o por GOOGLE PODCAST.

📺 En YouTube Ahora también podés escuchar todas las historias de "Comodorenses por el Mundo" en el Canal de ADNSUR. Hacé click acá.

🎶 La playlist de Comodorenses por el Mundo ¿Qué escuchan los comodorenses que están viviendo en otros países? Eso les preguntamos a los protagonistas de cada episodio de este podcast de ADNSUR, y en esta lista están sus respuestas

Comodorenses por el mundo
¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!