COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) -  Ricardo Freyre disfrutaba de la fotografía, tenía trabajo en Comodoro, pero su primer amor, el tango lo llevó a Italia. Allí conoció a su compañera de vida. "Ya pensaba que a esa edad mi vida no iba a cambiar demasiado", confiesa, reconociendo que a los 44 años todo a su alrededor dio un vuelco. "Claramente nunca es demasiado tarde", remarca. Nunca es tarde para seguir una pasión, un sueño, cambiar de vida o encontrar un amor. Escuchá su historia en este episodio de "Comodorenses por el Mundo", el podcast de ADNSUR.

Si no tenés Spotify, podés escucharlo acá.

 

 

"Viaje a Italia porque el que fue mi profesor de tango me propuso ir a trabajar por tres meses. Era algo temporal, acepté para vivir una experiencia distinta", relata Ricardo. Pero tras esos meses, su regreso a Argentina fue para poner en orden sus cosas y poder regresar a Italia, donde Francesca lo esperaba.

 

"Yo no hablaba italiano", recuerda, aunque reconoce que para algunas cosas - como el baile- el idioma no es una barrera. "En esa época (hace 10 años) nos comunicabamos por Skype con Francesca cuando volví a Argentina, así que ahí empecé a hablar más el italiano", cuenta, aunque señala que "si uno habla lento, y el otro tiene voluntad, te podés hacer entender".

Entre relatos de hospitalidad sureña, de un norte más distante, de Nápoles a Milán Ricardo describe un país con sutiles -y otras no tanto- variantes, asegurando que "los argentinos no somos tan distintos a los italianos, te diría que nos parecemos más a ellos que a los españoles".

¿Dos cosas que identifican a Italia? Para bien, el café y la gastronomía. Para mal, el caos de tránsito que parece una constante a lo largo del territorio.

"Acá la comida no se hace de cualquier manera, se siguen las recetas: la lasaña que conocemos nosotros, que la hacemos con carne, jamón y queso, o verdura, acá no existe, si les decís lo que le ponés te dicen que eso no es lasagna. Y si una pasta lleva queso, por ahí no lleva cualquier tipo de queso, y si la pasta no lleva queso, no te lo dan aunque se lo pidas", cuenta.

Pero lo que tienen de apegados a las reglas en el ámbito culinario, los italianos parecen perderlo detrás del volante. "Podés encontrarte autos en contra mano, que además no frenan cuando te los cruzás de frente, siguen como si nada, o estacionados en doble fila. Y no es que estacionaron en doble fila para bajarse un minuto a buscar algo e irse, por ahí se metieron en un restaurante a almorzar y dejan todos los autos en doble fila. Si vos querés salir porque te encerraron tenés que entrar a los locales de toda la cuadra preguntando de quién es el auto. Se levantan y lo corren, pero olvidate que se disculpen: es como algo habitual", detalla.

Más allá de la pasta y la pizza, del "gelato" ("es indiscutible, es el mejor del mundo", asegura Ricardo), y del tránsito complicado, ensul relato se cuela la certeza de reconocer que la vida siempre puede sorprendernos, aunque pensemos que "a esta edad" ya nada va a cambiar demasiado. Escuchalo.

¿Qué es "Comodorenses por el Mundo"?

"Comodorenses por el Mundo" es un podcast de ADNSUR, conducido por Rocío Barquín, que apunta a conocer cuál es la historia detrás de los comodorenses que decidieron continuar sus vidas lejos de esta ciudad.

Quien no escuchó la frase "Dios los cría y ellos se juntan"... Comodoro, la ciudad del viento, tiene su propia versión "Dios los cría y el viento los amontona". Pero no siempre. Hay comodorenses que eligen que el viento sea la fuerza impulsora que los desparrame por el mundo. Historias de decisiones, desafíos, propuestas, romances y aventuras.

Te invitamos a escuchar todos los episodios de "Comodorenses por el Mundo" y a suscribirte para que no te pierdas ninguno: podés hacerlo en la plataforma de SPOTIFY o por GOOGLE PODCAST.

LA PLAYLIST DE COMODORENSES POR EL MUNDO: ¿Qué escuchan los comodorenses que están viviendo en otros países? Eso les preguntamos a los protagonistas de cada episodio de este podcast de ADNSUR, y en esta lista están sus respuestas

Comodorenses por el mundo