Izmaru, Derby, SinSin... algunos nombres que sonaban por lo bajo hace años pero que hoy sólo son parte del recuerdo de los encuentros amorosos de los comodorenses. Los hoteles transitorios de Comodoro, los históricos y desaparecidos y los actuales, comparten la discreción, esa sensación de clandestinidad, y cierto estigma, tabú, o ser sinónimo de trampa, aunque quienes lo frecuenten puedan ser parejas y no necesariamente estar cometiendo una infidelidad.

Hay algo de curiosidad que rodea a esos espacios, más allá de lo evidente de su fin -tener un encuentro íntimo- que tiene que ver con las preferencias, usos y costumbres de quienes los usan.

¿Cuál es el día elegido por la mayoría de los comodorenses? ¿Alcanza el turno de dos horas o prefieren "agrandar el combo"? ¿Y en que horarios van? ¿Prefieren una habitación simple o una llena de "chiches"?. Escuchá este  podcast de ADNSUR y enterate.

Si no tenés Spotify no te preocupes, escuchalo acá